_
_
_
_

El Banco de España calcula que el PIB creció un 0,5% en el tercer trimestre

La institución cree que la recuperación se mantiene pese a las dudas del resto de Europa

J. S. G.
Un hombre sostiene varias monedas de euro.
Un hombre sostiene varias monedas de euro.EFE

La economía española encadena cinco trimestres en positivo, aunque en el último ha reducido la velocidad de crucero debido a las turbulencias que llegan del corazón de Europa.

El producto interior bruto (PIB) avanzó entre julio y septiembre de este año un 0,5% algo menos que el 0,6% registrado durante el segundo trimestre, según los cálculos difundidos ayer por el Banco de España. La actividad económica muestra signos de recuperación desde la segunda mitad del año pasado aunque estos indicios no son suficientes para que el país abandone la UVI. Los síntomas aún son preocupantes con una tasa de desempleo mareante, una abultada deuda pública, escasez de crédito y un déficit difícil de embridar.

Más información
El parón de Francia y Alemania arroja dudas sobre la recuperación económica
La economía de la zona euro se estanca
Guindos advierte de que España no es inmune a la desaceleración de la eurozona

"La economía española prolongó la pauta de recuperación que se empezó a perfilar a lo largo del año pasado, apoyada en la progresiva normalización de las condiciones de financiación, el mantenimiento de niveles de confianza relativamente robustos —pese a algunos desarrollos adversos en el entorno exterior— y la favorable evolución del mercado laboral", señala el informe de octubre elaborado por el Banco de España. La actividad crece a un ritmo de 1,6% en tasa interanual, el mayor ritmo desde el segundo trimestre de 2008, cuando aún no había caído Lehman Brothers que colapsó los mercados financieros de medio mundo.

La institución que dirige Luis María Linde destaca que el crecimiento de la actividad está sostenida por el auge de la demanda interna, que avanzó un 0,6% entre julio y septiembre, y la formación bruta de capital. La demanda se había convertido en los últimos trimestres en el principal motor de la economía española tras el sector exterior pero en el último periodo ha suavizado su marcha. "El gasto en consumo de los hogares habría registrado, en el tercer trimestre de 2014, una tasa de crecimiento intertrimestral del 0,5 %, dos décimas inferior a la del trimestre anterior".

No obstante, la inversión creció un 1,5%, la mayor en la crisis impulsada sobre todo por la construcción no residencial porque la inversión en bienes de equipo sufrió en el tercer trimestre cierta moderación por los temores a que caigan los pedidos del exterior.

Este nuevo escenario de incertidumbre por el estancamiento de Europa —Alemania, Francia e Italia registraron números rojos en el segundo trimestre— ha afectado al sector exterior. La demanda externa tuvo entre julio y septiembre "una contribución levemente negativa al avance del producto", según recoge el supervisor financiero en el informe de coyuntura. Aunque las exportaciones continúan en números negros las dudas sobre la recuperación de la economía europea han empañado su evolución. Al tiempo, la demanda interna azuza las importaciones. "A lo largo de este ejercicio se está produciendo una ralentización del ritmo de ajuste del desequilibrio exterior", remarca el supervisor financiero.

Pese a las nuevas incertidumbres, la institución bancaria "confirma el escenario de paulatina recuperación que anticipó el informe trimestral de julio, con un crecimiento estimado del PIB del 1,3% y del 2% en 2014 y 2015, respectivamente". No obstante, advierte el Banco de España "los riesgos de desviación a la baja en torno a este escenario central se han acentuado en los últimos meses".

Las estimaciones de la institución gobernada por Luis María Linde advierte de que sus previsiones tienen "un carácter más preliminar de lo habitual por las diferencias estadísticas que puedan surgir a raíz de los cambios en la metodología y en la base de la Contabilidad Nacional que se están llevando a cabo".

El coste del crédito sigue siendo "alto" para empresas y familias

El Banco de España ha advertido de que el coste del crédito para las familias y empresas continúa siendo "alto" pese a las medidas expansivas del BCE, según constata el supervisor en su último boletín económico y el recorte a mínimos de los tipos de interés, con un 0,05%.

Los diferenciales de los tipos de las nuevas operaciones en España respecto a los intereses del interbancario no han parado de subir desde el inicio de la crisis. "Aunque recientemente se ha observado una cierta reversión de esta trayectoria en algunos segmentos", señala el organismo liderado por Luis María Linde.

El Banco de España explica que el coste del crédito 'relativamente elevado' en España se debe en parte a la fragmentación de los mercados financieros europeos, que todavía persiste a pesar de la mejoría de los últimos trimestres. Para superarlo, aboga por seguir avanzando en la reintegración de los mercados y a que se mantenga la mejoría de las perspectivas macroeconómicas en España.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

J. S. G.
Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_