Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La junta de Endesa aprueba hoy la venta de los activos americanos a Enel

Los ajustes elevan los beneficios de 1.087 a 2.646 millones y la deuda de 4.550 a 7.572

El Consejo de Administración de Endesa someterá hoy a su Junta de Accionistas la aprobación de la venta de los activos latinoamericanos a Enel y el reparto de un doble dividendo ligado a esa desinversión por valor de 14.605 millones de euros, correspondientes, por un lado, a los 8.253 millones por la venta de activos, y, por otro, al pago extraordinario de 6.252,3 millones. Un récord absoluto en la historia mercantil española, cuya mayor parte irá a parar a las arcas de la firma italiana, propietaria del 92% del capital de la española.

El consejo, que también someterá el nombramiento de José Bogas como consejero delegado en sustitución de Andrea Brentan, parte, por tanto, con la tarea hecha. Esto no quita para que haya alguna voz contraria a la operación entre el resto de los 180.000 accionistas minoritarios (poseen el 4%) y los fondos de inversión (otro 4%), aunque la política de dividendos anunciada es bastante generosa: 13,80 euros por acción A ellos hay que añadir 0,76 euros por acción de dididendo ordinario que se pagará en 2015 con cargo a este ejercicio.

El reparto está condicionado a la ejecución de las ventas y se abonaría el 29 de octubre. El dividendo ordinario, por valor total de 800 millones, forma parte de la nueva política de dividendos de la compañía, que se ha fijado que el que reparta con cargo a 2015 sea, al menos, un 5% superior al de 2014 (supondría unos 840 millones de mantenerse el número de acciones) y, a su vez, que el dividendo de 2016 sea, al menos, un 5% superior al de 2015 (882 millones). Se mantendrán dos pagos, en enero y julio de cada año.

En definitiva, la eléctrica reparte en dividendo casi la mitad del valor de la compañía, cuyo tamaño se verá reducido drásticamente con las operaciones en marcha. La eléctrica valía ayer 30.640 millones en Bolsa, pero su valor caerá por debajo de los 20.000 millones cuando se haga efectivo el dividendo récord, pues el dividendo pagado se descuenta inmediatamente de la cotización.

La compañía quiere que eso sea un reclamo para la venta por parte de Enel del 22% del capital a través de una oferta pública de venta (OPV), para la que todavía no tiene fecha. El obejtivo es quedarse en el 70%, límite para consolidar financieramente.

El reparto del dividendo adicional de 6.352,5 millones “tiene por objeto el reapalancamiento de la sociedad para optimizar su estructura financiera”, según un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores el pasado jueves. Según la información aportada al regulador, tras los ajustes realizados como consecuencia de la venta de los activos hacen que los ingresos, a fecha de 30 de junio, se reduzcan 4.434 millones hasta 10.277 y el margen baje de 4.507 millones a 2.645 millones. Pero la propia venta de activos eleva el resultado de 1.087 millones a 2.646 millones por las plusvalías que genera.

En el mismo sentido, la deuda financiera de Endesa se eleva a 7.572 millones sobre los 4.550 que había cerrado en ese periodo. El incremento se debe a un doble movimiento: la venta de los activos y el valor efectivo y otros medios líquidos equivalentes la sitúa en -11.583 millones; pero se incrementa por el pago de los dividendos por valor de 14.605 millones, sobre todo el extraordinario (6.352,5 millones).

Endesa será financiada en parte mediante un préstamo de 4.500 millones de euros a 10 años a un tipo de interés fijo del 3% y una línea de crédito de 1.000 millones de euros a un año a Euribor más 0,6%, ambos comprometidos en firme por Enel Finance International, N V, una filial del grupo italiano domiciliada en Holanda. Los 852 millones restantes se financiarán mediante otros instrumentos de liquidez disponible de la sociedad.