Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio del gasóleo baja de 1,30 euros por primera vez desde junio de 2012

El abaratamiento del barril empieza a notarse en las gasolineras españolas

Un joven pone gasolina a su coche en un surtidor.
Un joven pone gasolina a su coche en un surtidor. EFE

El abaratamiento del barril de petróleo en los mercados internacionales se está empezando a notar en las gasolineras de España, donde el litro de gasóleo de automoción ha caído de los 1,30 euros de media por primera vez desde junio de 2012. La gasolina sin plomo, por su parte, se vende a 1,392 euros, que su valor más bajo desde el pasado marzo, según el boletín petrolero de la UE que se ha publicado este jueves con los precios de este pasado lunes.

El precio del gasóleo ha bajado durante la última semana un 1,1% y el de la gasolina, un 0,9%. Con estos precios, llenar un depósito —que de media tiene unos 55 litros— cuesta en el primer caso 71,5 euros y, con sin plomo, 76,5 euros. Por tanto, es un 4% y un 1% más barato que a principios de año, respectivamente.

En cuanto al conjunto de la economía, el abaratamiento de los carburantes está muy vinculado con la caída general de los precios. De hecho, el INE atribuye la tasa negativa del IPC de septiembre (-0,2%) al abaratamiento del transporte, cuyos precios volverán a caer en octubre ante la tendencia actual de las gasolinas. Está por ver si el descenso es lo suficientemente intenso como para igualar la caída del 2,1% que sufrió el apartado de los transportes en octubre de 2013.

El descenso se explica por la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales de materias primas. No obstante, llevará un tiempo que los mínimos que ha marcado el barril de petróleo —sobre los 83 dólares en el caso del Brent— se trasladen a las gasolineras. Y no llegará a notarse en su totalidad. Esto se explica por varios factores. El primero es que el precio del crudo solo representa una parte de lo que cuesta al final cada litro. Además de la materia prima, la gasolina incluye el coste de refinado y transformación, así como un elevado porcentaje de impuestos. En el caso de la gasolina, el 51% del dinero que se paga por litro se va a pagar impuestos y, en el del gasóleo, este porcentaje se reduce al 45%.

Además, hay que recordar los sucesivos toques de atanción que han dado las autoridades de la competencia a las petroleras, aunque los expedientes abiertos hasta la fecha no han acabado en sanción. Según denuncia competencia, en España ocurre lo que denominan el efecto cohete-pluma: significa que las gasolineras trasladan las subidas como un cohete pero las bajadas se reflejan con la velocidad de caída de una pluma. En 2013 también revelaron que las empresas bajaban los precios el lunes, para quedar bien en la estadística de la UE, y los volvían a subir con vistas al fin de semana.

Más información