La competitividad de España se estanca pese a las reformas

El Foro Económico Mundial aplaude los esfuerzos del país, que todavía tiene tareas pendientes

El programa de reformas emprendido por España empieza a dar sus frutos, pero quedan todavía tareas pendientes para que la competitividad del país escale posiciones a nivel global. Así lo manifiesta el informe The Global Competitiveness Report 2014-2015, publicado este miércoles por el Foro Económico Mundial: España vuelve a ocupar el puesto número 35 en la clasificación de países más competitivos, mientras Suiza acapara el primer lugar por sexto año consecutivo.

Más información
España avanza en competitividad, según el Foro Económico Mundial
Los emergentes se resisten a perder el atractivo para los inversores
“El problema real de España es todavía de competitividad”
España ha perdido competitividad durante el último año

Los notables progresos de España en cuanto a reducción del déficit y fortalecimiento del sector financiero, detalla el documento, se ven menguados por el detrimento que sufren las instituciones, sobre todo en términos de corrupción y eficiencia. A esto se añade el difícil acceso al crédito, un mercado laboral todavía excesivamente rígido y la incapacidad de innovar, atraer y retener talento, componentes esenciales para que la competitividad mejore.

El informe reconoce algunas bondades competitivas —infraestructuras, alto nivel educativo de la población y elevada conectividad—, que permiten a España colocarse por encima de otros países del área mediterránea, como Italia (puesto 49), Portugal (36) o Grecia (81).

Una Europa a dos velocidades

Además de la brecha de competitividad que divide Europa entre el norte y el sur, el informe del Foro Económico Mundial señala la aparición de una ulterior fragmentación. Los programas de reforma puestos en marcha para salir de la crisis no están obteniendo los mismos resultados en todos los países del Viejo Continente: por un lado, economías como la española, la portuguesa o la griega, están experimentando mejoras; por el otro, países como Italia o Francia parecen no haberse comprometido del todo con el proceso reformista.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Entre los países más golpeados por la crisis, Portugal es el que ha logrado la mejora más evidente: el índice de competitividad luso escala 15 posiciones respecto al año pasado y se sitúa en el lugar 36, justo por debajo de España. El ambicioso programa de reformas emprendido por el país parece haber aportado mejoras al mercado, sobre todo gracias a la reducción de los trámites administrativos para poner en marcha un negocio y a la flexibilización del mercado laboral. Grecia también mejoró 10 posiciones hasta colocarse en el puesto número 81, pese a que las instituciones y el mercado financiero sigan siendo débiles. Por otro lado, Francia se queda en la posición 23 tras cuatro años de caídas e Italia se mantiene en el número 49, pese a la elevada deuda pública y a la excesiva rigidez del mercado laboral.

Europa es el continente con más representantes en el top ten de la competitividad global

Sin embargo, Europa es el continente que cuenta con más representantes en el top ten de la competitividad global, con seis países (Suiza, Finlandia, Alemania, Holanda, Reino Unido, Suecia). La lista de los primeros 10 la completan dos de los nuevos tigres asiáticos —Singapur y Hong Kong—, Estados Unidos y Japón.

Frenazo de América Latina y de los BRICS

La competitividad de los gigantes latinoamericanos, México y Brasil, se frena a causa del parón económico empezado en 2012, que ha obligado a rebajar las estimaciones de crecimiento del continente por debajo del 3%. En general, la región sufre una caída de las exportaciones y de los precios de las materias primas, al que se unen el difícil acceso a la financiación y la escasez de inversiones. Chile se confirma como el país más competitivo de Latinoamérica, conquistando la posición 33 a nivel mundial, mientras Brasil y México pierden una y seis posiciones, colocándose respectivamente en los lugares 57 y 61.

China sigue siendo el país más competitivo entre los BRICS, y alcanza el lugar número 28, uno por encima que el año pasado. Le siguen Rusia, que mejora ligeramente, hasta el puesto 53, Sudáfrica (71), Brasil (57) e India (71), que cayó 11 posiciones hasta situarse en el número 71, confirmandose así como la economía menos competitiva de los BRICS.

Sobre la firma

Laura Delle Femmine

Es redactora en la sección de Economía de EL PAÍS y está especializada en Hacienda. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Trieste (Italia), Máster de Periodismo de EL PAÍS y Especialista en Información Económica por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS