Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS DEL BES

Dimite el presidente de Portugal Telecom

Granadeiro era el principal responsable de la compra de 900 millones de deuda del BES

Henrique Granadeiro en una comparecencia ante los medios, en 2010. EFEArchivo
Henrique Granadeiro en una comparecencia ante los medios, en 2010. EFE/Archivo EFE

Henrique Granadeiro ha presentado la dimisión como presidente de Portugal Telecom. Es otra víctima colateral de la crisis del Espírito Santo y la ramificación de agujeros por sociedades en donde directa o indirectamente estaban como accionistas.

Hace solo cuatro meses, cuando ya se barruntaban los apuros económicos del Grupo Espírito Santo, Portugal Telecom (10% propiedad del Banco Espírito Santo) compró 900 millones de deuda del grupo. En ese tiempo, PT tenía una valoración en bolsa en torno a los 1.800 millones de euros, así que el montante puesto en la compra de ese papel de alto riesgo hacía muy inexplicable la operación. A mediados de julio se confirmó que las empresas de Espírito Santo no pagarían esos 900 millones a PT.

Como consecuencia de ello, se recompusieron las fuerzas en la fusión PT-Oi, bajando del 37% de la portuguesa al 20%. Ahora Granadeiro explica que no ha dimitido antes “para defender los intereses de los accionistas”.

La dimisión de Granadeiro llega un día después de que el ministro de Economía, António Pires de Lima, calificara de “inexplicables” las actuaciones en el BES y en PT. Granadeiro, junto al jefe de finanzas Pacheco de Melo, son los dos principales sujetos de las críticas. Ambos habían sido apartados de la primera línea del proceso de la fusión de PT-Oi, pero continuaban en sus puestos. Ahora solo queda Pacheco de Melo, a quien el consejo de trabajadores de PT ha solicitado, al igual que al resto de directivos, que devuelva el bonus cobrado por la fusión con la operadora brasileña.

Granadeiro, en su carta de dimisión, dice que siempre ha hecho lo mejor para el accionista y que se vio sorprendido por la situación de incumplimiento generalizado de las obligaciones del Banco Espírito Santo para con PT. Granadeiro asegura que defendió "hasta el límite" los intereses de la operadora para que el BES cumpliera con sus obligaciones, en lo que parece una velada crítica a la actuación del banco en sus últimos días.

"Convivo bien con mis actos". dice "más no con las responsabilidades y deberes de otros. Estoy seguro que la auditoría externa e independiente ya ordenada por el consejo de administración evidenciará los procesos y las causas del incidente y demostrará que siempre hice lo mejor en interés de PT, de sus colaboradores y de todos sus accionistas".

Granadeiro era uno de los hombres de confianza de Ricardo Salgado, el último Espírito Santo en la dirección del BES, que también ha prometiodo hablar cuando acaben la auditoría del banco.