Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El auditor de Gowex no pagaba impuestos

El juez impone una fianza de 200.000 euros al hombre que validó el fraude de Jenaro García

José Antonio Díaz Villanueva, a su salida de la Audiencia.
José Antonio Díaz Villanueva, a su salida de la Audiencia.

José Antonio Díaz Villanueva, auditor de Gowex, la empresa que ha estafado a 5.000 accionistas falseando sus cuentas durante años, llegó este viernes al juzgado para declarar cuando nadie le esperaba. El juez Santiago Pedraz, que instruye este caso, había dictado una orden internacional de busca y captura contra Villanueva porque la policía no le había podido localizar en sus dos domicilios conocidos para entregarle la citación como imputado. El magistrado fijó su libertad condicional con la imposición del pago de una fianza de 200.000 euros antes de 15 días.

Por recomendación de su psiquiatra, Villanueva se había aislado en una clínica de relajación debido al enorme estrés que le había provocado la publicación de un informe de la firma de análisis financiero Gotham City que cuestionaba las cuentas de Gowex y ponía en duda la solvencia del auditor.

El juez pone en entredicho todas las explicaciones de Villanueva

Gotham City sostenía que sólo el 10% de los ingresos declarados por Gowex eran verdaderos, que su mayor cliente era falso pues se trataba de la misma compañía de wifi, y que su auditor, José Antonio Díaz Villanueva, era especialmente sospechoso por cobrar unas tarifas muy bajas y trabajar con medios claramente deficientes.

Villanueva certificó durante años la validez de unas cuentas que reflejaban el colosal crecimiento de Gowex en plena crisis económica: entre 2011 y 2013 multiplicó por tres las ventas y por cinco los beneficios. Durante esos años, Villanueva cobró sus servicios a Gowex sin declarar ni un solo ingreso a la Hacienda Pública, según relata el magistrado Pedraz.

Cuando este viernes se enfrentó al interrogatorio en la Audiencia Nacional, el auditor aseguró que había realizado su trabajo para Gowex “conforme a la normativa legal”. El juez sostiene que hay indicios de que no fue así.

Villanueva mantuvo que no recibió indicaciones de Jenaro García, el fundador de Gowex, sobre cómo hacer las auditorías para evitar la verdad. El juez recuerda que el dueño de Gowex afirmó lo contrario: que ordenaba a Villanueva como hacer los informes que validaban sus cuentas falsas.

El auditor aseguró que llevó a cabo las comprobaciones oportunas de facturas y pagos en cuentas corrientes de la empresa de wifi. El juez explicó que esa afirmación resulta imposible de creer dado que el director financiero de Gowex, también imputado en la causa, ha admitido que muchas de las facturas nunca existieron y simplemente las presentaba en una hoja de Excel.

Las explicaciones de Villanueva no convencieron al magistrado, que decretó, ante “la gravedad del delito, libertad provisional con fianza de 200.000 euros a prestar antes de 15 días y, de no hacerlo, su ingreso en prisión provisional”.

El juez señala que la investigación ha acumulado motivos suficientes para considerar que Villanueva dio la “cobertura necesaria” al fundador de Gowex para su acción delictiva y que, por tanto, es responsable de delitos societarios en su modalidad de falseamiento de cuentas, delitos relativos al mercado y a los consumidores y delito de uso de información relevante. Estos delitos suman penas superiores a nueve años de cárcel. Son idénticos a los que imputa el juez al dueño de Gowex, Jenaro García; y al director financiero de la firma, Manuel Martínez Marugán. Ambos han confesado que durante años falsearon las cuentas con ingresos ficticios de sociedades pantalla que habían creado ellos mismos.

La aparente solvencia de las cuentas —falsas y auditadas por Villanueva— y una obsesiva estrategia de imagen, que pasaba por publicitar cualquier contrato o premio que conseguía, permitió a Gowex sobrevivir a base de créditos —multiplicó por 12 su deuda en apenas dos años— y de la capitalización bursátil, con 5.000 accionistas que confiaron en el futuro de la compañía. La acción salió a bolsa en el mercado alternativo a un precio de 3,5 euros y logró superar los 21 euros en sólo unos años.

En los seis primeros meses de 2014, el valor de la acción llegó a subir un 50%. Pero en un sólo día, tras la publicación del informe Gotham, cayó un 46%. El descalabro anunciado en ese análisis financiero que ponía al descubierto los tremendos agujeros de Gowex se consumó apenas cuatro días después. El fundador, Jenaro García, reconoció ante sus colaboradores el fraude continuado que había perpetrado durante años. Después se fue a la Audiencia Nacional y entregó en el juzgado de guardia un folio donde confesaba su culpa.

Más información