Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU sanciona a Citigroup por el empaquetado de hipotecas tóxicas

El tercer grupo financiero del país reduce un 95% el beneficio trimestral tras cargar 3.800 millones de dólares a sus resultados

Una mujer entra en una oficina de Citi en Nueva York.
Una mujer entra en una oficina de Citi en Nueva York. REUTERS

El tercer grupo financiero de EE UU ha cerrado un acuerdo con el Departamento de Justicia por el que ha aceptado una multa de 7.000 millones de dólares (5.147 millones de euros) por diseñar y vender hipotecas tóxicas. En principio, le abonará 4.000 millones de dólares (2.942 millones de euros) en efectivo que cargará contra la cuenta de resultados del segundo trimestre, lo que ha reducido el beneficio un 95%.

El pacto se completa con una segunda partida de unos 3.000 millones de dólares (2.205 millones de euros) entre los pagos a los consumidores, la compensación a la agencia que garantiza los depósitos y otra cantidad para zanjar las investigaciones abiertas por los Estados. El resultado neto agregado de Citigroup en los seis primeros meses asciende a 4.124 millones de dólares (3.032 millones de euros), un 48% menos que en junio de 2013, incluyendo los efectos de las operaciones extraordinarias.

En principio, la multa ascendía a 12.000 millones de dólares, según reclamó el departamento de Justicia, dirigido por Eric Holder. El banco consiguió una rebaja a cambio de no ir a juicio, aunque Holder advirtió que no supone absolver a ningún empleado, por lo que deja abierta la puerta a una acción por la vía penal. Pero los fiscales han tenido hasta la fecha muy complicado probar que hubo una intención de cometer relamente un fraude.

Holder afirmó que el banco de Michael Corbat tuvo “una conducta execrable” y que el monto del castigo se corresponde con el daño causado al actuar de una manera “falsa y fraudulenta”.

JPMorgan Chase ya resolvió un expediente similar el pasado noviembre. El fiscal general les acusaba de haber vendido a los inversores paquetes estructurados con deuda hipotecaria de baja calidad. Es uno de los productos financieros detrás de la pasada crisis financiera, la peor desde la Gran Depresión. El banco de Jamie Dimon tuvo que pagar 13.000 millones de dólares (9.500 millones de euros). Bank of America está en proceso de negocia un castigo que puede ser incluso mayor.