Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CaixaBank paga 11 millones a Nin tras aprobar su cese como ‘número dos’

La indemnización es equivalente a seis anualidades de la parte fija del salario

Juan María Nin, vicepresidente de CaixaBank.
Juan María Nin, vicepresidente de CaixaBank.

La salida de los bancos suele tener una parte buena para los altos directivos, la indemnización. Juan María Nin, vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank hasta el lunes, deja su cargo en la entidad con una indemnización de 10,8 millones de euros.

Esta cantidad es el resultado de la aplicación de su contrato. Según el Informe de Gobierno Corporativo, “la indemnización fija una cantidad equivalente a seis anualidades de la parte fija de su retribución”. Según la información de CaixaBank de 2013, Nin cobra 1,786 millones de salario fijo con lo que su indemnización ascendería a 10,7 millones.

A este importe se le debería restar el importe de los fondos acumulados en la póliza de seguro de ahorro, pero en el caso de Nin la dotación en este capítulo es de unos 100.000 euros. Algunas fuentes financieras creen que a esta cantidad de 10,7 millones hay que añadirle algún pequeño fleco lo que la situaría casi en los 11 millones.

El informe de CaixaBank dice: “El vicepresidente y consejero delegado tiene derecho a percibir de CaixaBank una indemnización en caso de cese y extinción de su contrato por extinción unilateral por parte del vicepresidente por incumplimiento grave de CaixaBank de las obligaciones incluidas en el contrato; o extinción unilateral por CaixaBank sin justa causa; o no renovación de su puesto como miembro del Consejo de Administración de Caixabank y de sus funciones de consejero delegado sin justa causa”.

Según el comunicado que hizo público el lunes CaixaBank, Nin no se desvinculará totalmente del grupo, ya que continuará representándolo en los consejos de Gas Natural, Repsol y el banco austríaco Erste Bank, aunque dejará el consejo de Criteria. Estos tres consejos le reportarán unos ingresos anuales de 575.000 euros, según las remuneraciones realizadas en 2013. Además, Nin seguirá contando con despacho, secretaria y coche en CaixaBank.

La gran banca se reunió ayer para debatir problemas de los test de estrés

Por otra parte, ayer se reunieron en la Asociación Española de Banca (AEB), representantes de bancos y de entidades procedentes de cajas. Por parte del BBVA y del Santander acudieron los consejeros delegados, Ángel Cano y Javier Marín respectivamente. Josep Oliu y Ángel Ron, presidentes del Sabadell y del Popular, también estuvieron presentes, así como Isidro Fainé, presidente de CaixaBank y José Ignacio Goirigolzarri, máximo responsable de Bankia.

Estas reuniones mixtas, con representantes de la CECA y AEB, comenzaron a propuesta del anterior presidente de la patronal bancaria, Miguel Martín. Ayer fue José María Roldán, presidente de la AEB, el que dirigió la cita en la que se abordaron temas relacionados con los futuros test de estrés, que preocupan al sector. En concreto se debatió sobre la publicación de datos, prevista para el 31 de octubre. Las entidades temen filtraciones entre la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) y el BCE. También se discutió el problema de las provisiones realizadas en España (sobre todo las de los decretos Guindos y las de las refinanciaciones), que para la metodología del BCE tienen menos valor que las que han hecho otras entidades europeas. La banca considera injusto este trato, aunque parece que es demasiado tarde para cambiar.