El nuevo crédito y la morosidad frenan su mejora a lo largo de abril

La tasa de dudosos en los préstamos de la banca sube al 13,44% tras tres meses a la baja

Una mujer sostiene varias monedas de euro recién acuñadas.
Una mujer sostiene varias monedas de euro recién acuñadas.VALDA KALNINA (EFE)

Abril no ha sido un buen mes para los balances de la banca, que ha visto como en este periodo ha subido la morosidad y se ha frenado la recuperación del nuevo crédito. Según los datos que ha publicado este miércoles el Banco de España, la tasa de dudosos avanzó desde el 13,38% al 13,44%, el equivalente a 191.760 millones de euros. Con este repunte, rompe la mejora acumulada durante los tres meses previos tras marcar máximos históricos en diciembre sobre el 13,61%, el equivalente a más de 197.200 millones.

La situación que dibuja la estadística del Banco de España es el de un sistema financiero que sigue recortando el crédito, tanto por la vía de los préstamos que vence como de la nueva financiación, que en abril también ha puesto fin a su recuperación.

Así, aunque el total de créditos irrecuperables se frena en 1.000 millones, el saldo vivo cae con mayor intensidad con 13.700 millones, lo que explica el aumento de la tasa. Con datos a cierre de abril, las familias y empresas tenían pendiente de devolver a las entidades 1,42 billones de euros, lo que supone un mínimo desde agosto de 2006.

En cuanto a lo que sucederá con la morosidad a corto plazo, los expertos advierten de que, aunque bajará por el inicio de la recuperación económica por el estrecho vínculo que tiene con el paro, seguirá en niveles muy altos durante algo más de tiempo. A este respecto, Miguel Antonio Marcos, analista de XTB, estima que el recorte de la tasa “podría intensificarse durante los próximos meses si la mejora del consumo y del crédito se afianzan”. Asimismo, recuerda que las “fuertes medidas de estímulo anunciadas por el Banco Central Europeo se han de traducir en una mayor oferta de crédito a los consumidores y a las empresas, que finalmente habrá de reflejarse en una reducción de la morosidad, al menos por la parte del incremento de volumen prestado”.

A la espera de este esperado repunte del crédito, la nueva financiación bajó en abril salvo en los préstamos de menos de un millón de euros, lo que se asocia generalmente a los créditos a pymes. Según los datos actualizados del supervisor, en este mes las entidades concedieron 2.115 millones a los hogares para comprar casa, 315 millones menos que en marzo. En total, autorizaron créditos por 4.811 millones, 458 millones menos. No obstante, hay que recordar que en abril se celebró la Semana Santa, lo que redujo el número de días hábiles.

En cuanto a las pymes, la banca concedió 12.137 millones de euros en abril en créditos de menos de un millón de euros. La mayor parte correspondió con préstamos a corto plazo, de menos de un año.

Desde la patronal bancaria, su presidente, José María Roldán, ha quitado hierro al dato de abril. "No es un problema que nos deba preocupar", ha asegurado. Según ha explicado durante su participación en unas jornadas de la UIMP organizadas por la APIE y patrocinadas por BBVA, cuando baja el saldo de crédito es normal que la tasa aumente ligeramente, "pero las cifras están muy estabilizadas con activos heredados de la crisis". "No le daría gran importancia, está estabilizada aunque tardará en caer un cierto tiempo, pero es evidente que si el proceso de reactivación económica continúa, y así lo dicen los indicadores, no debería ser un problema que nos debería preocupar", ha resumido Roldán.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS