Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘número dos’ del BNP Paribas se retira en plena crisis por la multa de EE UU

Chodron de Courcel se marcha tras la amenaza de una sanción de 10.000 millones de euros

Georges Chodron de Courcel, en un acto de BNP. Ampliar foto
Georges Chodron de Courcel, en un acto de BNP. CORDON PRESS

El banco BNP Paribas ha anunciado esta mañana la retirada de su jefe de operaciones, Georges Chodron de Courcel, de 64 años. En un comunicado, la entidad financiera ha ensalzado la figura de su número dos —"Ha sido una de las claves en la expansión del banco y su negocio, especialmente fuera de Francia"— y ha concretado que la renuncia se hará efectiva el 30 de junio. Esta salida se produce en un momento de máxima tensión para el banco, ya que la justicia estadounidense amenaza con imponerle una multa de 10.000 millones de dólares (7.300 millones de euros) a la entidad, acusada por la fiscalía de Manhattan de haber violado los embargos a Irán, Cuba y Sudán entre 2002 y 2009. De hecho, según han informado a Bloomberg fuentes relacionadas con la renuncia, la retirada de Chodron de Courcel responde a la presión ejercida por el Benjamin Lawsky, responsable del regulador bancario de Nueva York.

El controlador estadounidense, durante las negociaciones entre la entidad y las autoridades, ya había advertido que la imposición de una sanción a BNP no resultaría suficiente. EEUU desea además castigar individualmente a los empleados del banco que participaron en las operaciones prohibidas. Y, por ello, según The Wall Street Journal, Washington había exigido a la entidad financiera que despida a una docena de personas. A esto respecto, refiriéndose a vilaciones de las normas penales, Lawsky ha manifestado que los culpables "deben ser multados, despedidos, encarcelados y despojados de sus bonus".

Las conversaciones entre las autoridades americanas y el banco se mantienen desde hace varias semanas. En este sentido, con la sanción de 10.000 millones, Estados Unidos trataba de acelerar en el cierre de la investigación criminal contra la entidad financiera. Aunque, eso sí, fuentes consultadas por The Wall Street Journal resaltaron que BNP intenta reducir el monto a 8.000 millones. Una negocación en la que ha llegado a intervenir el presidente francés, François Hollande, que llamó en junio a la Casa Blanca para defender ante Barack Obama la causa del banco francés, según informó The New York Times.

BNP Paribas, además de a la sanción, se arriesga —si es considerado culpable— a no poder efectuar transacciones en dólares e, incluso, no poder seguir funcionando en EEUU. Una condena letal para la entidad gala, ya que la mayor parte de sus beneficios procede de ese país.