Las pruebas de resistencia no serán muy severas con la banca española

El Banco de España cree que este test europeo sí será creíble frente a anteriores fracasos Los que suspendan tendrán hasta nueve meses para captar capital

Mario Draghi, presidente del BCE, en su comparecencia en la asamblea del FMI de este mes de abril.
Mario Draghi, presidente del BCE, en su comparecencia en la asamblea del FMI de este mes de abril.Andrew Harrer (Bloomberg)

Europa ha dado el pistoletazo de salida para hacer los terceros exámenes de solvencia a los 124 bancos más importantes. No es el primer chequeo que se hace, pero los anteriores fueron un fiasco porque no detectaron todos los bancos con problemas y no regresó el crédito, como se pretendía. Ahora, a la tercera (que es la cuarta para España porque tuvo otros en septiembre de 2012), “sí serán unos test creíbles y fiables porque están bajo la supervisión del Banco Central Europeo, que aplica una metodología transparente, y porque los escenarios de recesión a los que se someten las entidades son más severos”, comentaron este martes fuentes del Banco de España.

Y esa severidad no hará mucha más sangre con España. La profundidad de la recesión, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el ascenso vertiginoso de los niveles de desempleo y la desaparición de la inflación han sido ya tan acusados en España en los últimos años que en los escenarios de los exámenes a la banca el país sale relativamente bien parado, según anunció la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés).

Más información

Pese a ello, para aprobar el examen, los bancos españoles deberán estar reforzados como para afrontar una tercera recesión con dos años más de retroceso económico y uno de estancamiento. El test también tendrá en cuenta recesiones en otras economías, como México, Turquía, China y Brasil, lo que castigará al Santander y el BBVA.

“El escenario adverso no es una previsión económica. Es una hipótesis claramente improbable”, comentaron expertos del supervisor español. La posibilidad de que llegue esta tercera recesión “es menor al 1%”, dijeron. Pero tampoco es imposible que ocurra. “Que hayamos visto el infierno no quiere decir que no lo volvamos a ver”, comentaron en el Banco de España, que no ha participado en la elaboración de los escenarios. La EBA exige un 8% de capital ordinario de nivel 1 (CET1) en el escenario base y un 5,5% en el adverso. El Banco de España destacó que, por primera vez, se admitirán las obligaciones convertibles antes de 2016 como capital.

El objetivo de estas pruebas, cuyos resultados se conocerán a finales de octubre, es conocer la fortaleza de los bancos tras haber gastado centenares de miles de millones de los contribuyentes en todo el continente, y saber qué entidades necesitarían capital si la economía se vuelve a hundir. Tras este proceso, se supone que regresará la confianza en el sector y la banca podría volver a conceder créditos.

Las entidades que suspendan deberán tapar sus agujeros por sus medios, es decir, captando capital en el mercado o pidiendo ayudas públicas. Si fallan en el escenario base tendrán seis meses para lograrlo; si lo hacen en el adverso, contarán con nueve meses para recuperarse.

Todavía es prematuro saber cómo se van a recapitalizar a las entidades” El Banco de España

Europa no cuenta todavía con un mecanismo de rescate. “Todavía es prematuro saber cómo se van a recapitalizar a las entidades” con déficit de capital, dijeron en el Banco de España, “pero en noviembre ya estará preparado el Mecanismo Único de Resolución”. Si hay entidades españolas con problemas, algo que no se descarta, será el FROB el que acuda al rescate.

Para España, la EBA imagina un escenario adverso con una desviación a la baja del producto interior bruto (PIB) con respecto a las previsiones del escenario base de 5,9 puntos hasta 2016 (de las desviaciones menos severas de Europa, frente a una media de 6,6 puntos en la eurozona).

Eso dejaría a España con un escenario adverso de caída del PIB del 0,3% este año, otro retroceso del 1% en 2015 y un crecimiento de solo el 0,1% en 2016. El escenario favorece relativamente a España en otros aspectos ya que descarta que haya una crisis de la deuda similar a la de 2012: en el escenario más adverso se prevé que el bono a 10 años español esté como máximo en el 5,7%. Hace menos de dos años, los inversores llegaron a exigir un 7,62% por los títulos de deuda española a ese plazo.

El ajuste a la baja de la inflación de un punto también es menor a los 1,9 puntos previstos en la eurozona y no se contempla para España la posibilidad de deflación. Para Europa, el escenario adverso llevaría a una inflación del 0% en 2016. Además, se contempla para España una depreciación adicional de la vivienda del 9,9% (frente al 19% de la media del euro, que en general no ha sufrido los efectos del pinchazo de una burbuja).

Sin embargo, el impacto en el desempleo español de una tercera recesión sería mayor que en el resto del continente (el 27,1%), a pesar de que la tasa de paro española es ya la más alta de Europa junto con la de Grecia. Pero no parece una previsión muy severa para una hipotética tercera recesión, pues se rozó hace un año.

Es pronto para saber si todos los bancos pasarán el test" El Banco de España

Las fuentes consultadas en Bruselas y Madrid esperan unas necesidades inferiores a las de otros países —los más señalados son siempre Eslovenia e Italia, junto a algunos grandes bancos alemanes y franceses— tras el buen resultado del programa de ayuda europea al sistema financiero. “Es pronto para saber si todos los bancos pasarán el test, aunque el sector se ha reforzado mucho, pero la fiabilidad de la prueba no se debe medir por la cantidad de capital que se reclame a las entidades”, afirmaron en el Banco de España. Las que tuvieron un aprobado raspado en el último examen son candidatas a pasarlo mal en estos tests.

La banca española coincidió este martes que “son pruebas duras, pero razonables”. “Si hubieran sido mucho más severas, no serían creíbles”, comentó Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell. El consejero delegado del Santander, Javier Marín, señaló que las condiciones “son las más duras que jamás se han planteado”, en tanto que “ya estamos en un escenario estresado”, informa Amanda Mars. Marín recalcó que no es lo mismo aplicar este deterioro en 2008 que en 2013, cuando han pasado cinco años de crisis en España y la tasa de paro roza el 26%. Aun así, afirmó que el Santander “pasará con nota”.

Otras fuentes se quejaron de que “los escenarios catastrofistas no sirven para medir cómo está una entidad. Además, puede crear cierto pánico en el mercado porque se hundirán los beneficios en esos escenarios”.

El ejercicio de la EBA es el paso previo a que el BCE asuma ka supervisión única de las 130 mayores entidades europeas. Vítor Constâncio, vicepresidente del BCE, animó este martes a las entidades a que pensaran cómo pueden captar capital “en previsión de posibles situaciones de escasez” y “a diseñar planes acordes”. Ente ellos, recuerda, la contención de dividendos, reducciones de salarial y ventas de activos no estratégicos en el mercado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción