Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Especial Ahorro Inteligente

Cásate y no te arrepientas por el gasto

El coste medio de una boda de 100 invitados se sitúa en 16.534 euros, según datos de FUCI

El banquete y los trajes son dos de los elementos donde más dinero se va del presupuesto

El 81% de las bodas se programan en verano y otoño.
El 81% de las bodas se programan en verano y otoño.

Abigaid Fernández se le dan bien las manualidades y ha dibujado las invitaciones de su boda con un mapa indicativo que ha mandado en sobres de papel reciclado. Se casa el próximo junio en una finca privada, cedida por unos amigos, situada en un pueblo de Toledo. Una amiga ha realizado chapitas para repartir entre los 100 invitados que asistirán al enlace y su futuro marido ha encontrado los asientos perfectos para la ceremonia: unas alpacas cedidas por otros conocidos de la pareja. Quedan menos de dos meses para la cita y a Abigaid le quedan aún algunos detalles, como el vestido de novia o la contratación del catering. Por eso ha decidido acudir al taller Cómo organizar una boda diferente, organizado por Madrid Confidential, una página web llena de planes originales y citas secretas en Madrid, e impartido por Leo Bride. “Queremos transmitir la idea de que se puede preparar una boda de manera rápida y natural”, explican Ana y Andrea, fundadoras de esta empresa dedicada a la planificación de bodas.

Una boda en cifras

  • Por Comunidades Autónomas. La más cara para celebrar una boda es Madrid con un gasto medio de 21.205 euros. Le siguen Cataluña y la Comunidad Valenciana con 20.282 y 19.525 euros respectivamente. Los lugares más baratos para casarse son Extremadura y Canarias, con una media de 13.035 y 11.864 euros respectivamente.
  • Música para la ceremonia y el baile. Si se desea contratar música en directo para la ceremonia hay que reservar un presupuesto de entre 200 y 400 euros. Si se contrata una orquesta el presupuesto sería de entre 600 y 1.000 euros.
  • Los detalles nupciales. La crisis ha hecho surgir el ingenio de los contrayentes, recurriendo a invitaciones de boda digitales o el 'do it yourself'. En esta partida destacan las flores y el reportaje fotográfico que se llevan 200-300 euros y entre 900 y 1.500 euros respectivamente.
  • Las invitaciones y detalles. Siempre dependerá del tipo de papel que se escoja, las invitaciones de boda saldrían por unos 200 euros. Respecto a los detalles para los invitados dependerá de diversos factores como el tipo de regalo o la cantidad que se encargue, pero saldría por unos 450 euros.
  • El viaje. El viaje de novios es la segunda partida más cara. Su coste varía en función del destino y duración elegidos, aunque es difícil encontrar unos días de descanso por menos de 1.150 euros por pareja.

Con la llegada del buen tiempo ha comenzado la temporada idónea para la celebración de bodas. A pesar de que el número de matrimonios ha bajado —en el primer trimestre de 2013 se celebraron un total de 70.996 enlaces, de los que un 2,4% correspondieron a parejas del mismo sexo (1.690), según el INE—, casarse es cada día más caro, por lo que conviene ajustar el presupuesto, algo para que los preparativos son la clave. La Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) calcula que el coste medio de una boda para 100 comensales oscila entre los 11.864 y los 21.205 euros, siendo la media de 16.534 euros. Esta cifra ha supuesto un incremento con respecto al año pasado ya que se calcula que el coste medio de una boda en 2013 era de 12.590 euros. “A pesar de que se produce un incremento sustancial, la crisis que está sufriendo el país hace que las parejas miren con lupa los precios, acogiéndose a cuantas deducciones y ofertas puedan ofrecerles", explica Gustavo Samayoa, presidente de FUCI.

El banquete, continúa Samayoa, sigue siendo la partida cuyo coste es más elevado. Y eso "pese a que la mayoría de los restaurantes han asumido la subida del IVA para evitar una pérdida de ingresos”, matiza. Según datos de la FUCI el precio medio del cubierto suele ser de unos 75-100 euros, así que para una boda de unos 100 invitados, la suma ascenderá variando en función del restaurante y menú elegido, entre 7.500 y 10.000 euros. A este gasto hay que añadirle la música y la barra libre, unos 790 euros de media, aunque muchos establecimientos hoteleros ofertan este servicio sin cargo adicional para conseguir resultar más atractivos, explican desde la federación de consumidores.

El otro gasto ineludible son los trajes de los contrayentes. Alquilar el chaqué es una de las alternativas más extendidas, pero cada vez cobra más fuerza buscar alternativas para ahorrar también en el vestido de la novia, una de los elementos más importantes en cualquier boda. Marta, psicóloga, se casó el pasado junio y su vestido de Rosa Clará le costó 2.400 euros. “Tras la boda no veía qué uso podría darle a mi traje de novia así que preferí venderlo y que otra persona pudiese utilizar una prenda tan bonita. Al principio fue una cuestión práctica, no tenía dónde meterlo ni quería que todo lo que me costó no tuviera una mejor salida...”, explica la novia. Anunció su vestido, rebajado hasta 1.200 euros, en Nuptialista, una página web dedicada exclusivamente a la compra y venta de vestidos de novia de segunda mano.

Imagen de la web 'Nuptialista'. ampliar foto
Imagen de la web 'Nuptialista'.

Esta práctica, más extendida en países como Japón y Estados Unidos, está creciendo también en España. “El 90% de los vestidos anunciados son de primeras marcas y están rebajados hasta un 65%. Nos preocupaba porque no queríamos caer en ser un mercadillo; puede que las novias no quieran comprarse un vestido de 3.000 euros, pero tampoco uno que tenga un corte chino”, explica Belén Caeiro, una de las fundadoras del proyecto, junto a Malú Ambrosio. La idea de montar este servicios les surgió de vuelta de Filipinas, cuando de camino a España en el transiberiano conocieron a una pareja que se acababa de casar, y ella lo hizo con un vestido de segunda mano comprado en eBay. “El concepto de guardarlo y que tu hija lo use algún día está desfasado. El vestido ha sido una gran inversión y cada vez se le ven más ventajas a venderlo, entre otras cosas, porque ocupa mucho espacio”, apunta Caeiro.

Marta, que consiguió vender su vestido en menos de dos meses, también buscó la manera de ahorrar en otros aspectos de la boda: “Contacté con la chica que se casaba en la misma iglesia por la tarde y compartimos el gasto de las flores para decorar la ceremonia. Para la fotografía, contamos con un amigo con experiencia en reportajes que se ocupó de cubrir todo el día. La verdad es que quedó muy cercano y nos encantó el resultado. Al preparar una boda te haces consciente del enorme gasto que supone y te solidarizas mucho con otras novias”, asegura esta psicóloga.

Ana y Andrea, las consejeras de Leo Bride recomiendan hacer un calendario para organizarlo todo con antelación de unos 12 meses —si se tiene el tiempo suficiente—. Aunque por experiencia propia también aconsejan tomarse un respiro en los preparativos y no echarse todo el peso encima de la organización. Por eso, animan a acudir a familia y amigos para la decoración y los detalles del día de la ceremonia. Además, y como ideas que ahorran, recomiendan montar una página web de la boda y hacer un correo electrónico conjunto para que los novios reciban los datos conjuntamente y estén coordinados.

“Los hábitos de consumo han cambiado y las nuevas tecnologías han ayudado. Antes las invitaciones eran por correo tradicional y con esto te ahorras el dinero del envío y también te aseguras recibir respuesta inmediata”, asegura Ignacio Pereira, fundador de Noskasamos.com. La iniciativa de este emprendedor se define como una plataforma de organización de bodas online, en la que los novios tienen un espacio privado donde gestionan los datos de sus invitados, qué necesidades tienen (sí van con hijos, si necesitan autobús para llegar a la ceremonia), se les envía una invitación digital con todos los datos, que también pueden consultar en la página web personalizada de la boda y se gestiona la lista de regalos, que a diferencia de otras plataformas, transfiere el 100% del dinero que recibe la pareja. “Los hábitos cambian y está de moda tener una página web de tu boda. La gente puede comentar, consultar donde está la iglesia, los hoteles cercanos. Las bodas, en definitiva, son un evento profesional para amateurs, así que toda la ayuda es poca”.

Otros consejos

  • Elaborar un presupuesto que limite los gastos acorde a las posibilidades económicas de cada pareja.
  • El 81% de las bodas se programan en verano y otoño, y en el 53% de los casos se celebran en hoteles, salones de bodas o restaurantes. Fuera de temporada, los lugares de celebración están prácticamente vacíos, por lo que es cuando se barajan mejores ofertas.
  • Otra opción que abarata más los costes es organizar una comida en vez de cena, ya que las ofertas diurnas suelen ser más asequibles.
  • Comparar precios y calidades, fijándose muy bien en la letra pequeña.
  • Dejar cerrado el precio final de cada producto y firmar un contrato que detalle las obligaciones de la empresa contratada.
  • Concretar los detalles del cubierto y la barra libre.
  • Reservar anticipadamente el viaje.
  • Guardar todos los documentos de compra.
  • Reclamar en caso de considerar que se han vulnerado sus derechos como consumidores.

Más información