Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boeing podrá exportar partes de aviones comerciales a Irán

Es la primera autorización que recibe del Tesoro de EE UU desde el embargo comercial tras la crisis de los rehenes

Los gestos de Estados Unidos hacia Irán van más allá del petróleo. Boeing, la mayor compañía aeroespacial del mundo y una de las principales contratistas del Pentágono, acaba de recibir la autorización del Tesoro para volver a exportar piezas de aviones comerciales. La licencia es muy limitada, pero representa la primera excepción a la multinacional desde el embargo de 1979.

La decisión de la Administración de Barack Obama, comunicada a la compañía esta semana, coincide en el tiempo con un nuevo estancamiento en el proceso de paz de Oriente Medio. Y está por ver también cómo reacciona Israel y los miembros del Congreso de EE UU contrarios a retomar las relaciones con Teherán. Para Boeing, la autorización le servirá para reemprender el contacto.

Desde Boeing insisten, en cualquier caso, en que la licencia está limitada a partes y componentes que garanticen la seguridad de los aviones en servicio, que fueron vendidos a Irán antes de la crisis de los rehenes. En este sentido, la compañía debe entender ahora cuáles son las necesidades específicas. Y bajo ningún concepto se podrá trata o negociar la venta de nuevos aviones.

Washington empezó a relajar el régimen de sanciones a Teherán el pasado enero, en el marco de las negociaciones sobre el controvertido programa nuclear iraní. Un mes después, se supo que tanto Boeing como General Electric, que fabrica los motores de los aviones que opera la aerolínea Iranair, solicitaron al Tesoro una excepción temporal a la prohibición.

La aerolínea también opera viejos aviones del consorcio europeo Airbus, que se vendieron antes de la revolución iraní. El régimen de sanciones de EE UU y Europa forzó a la compañía de bandera iraní a recurrir a modelos rusos menos fiables. Además, los aviones de Boeing y Airbus son tan viejos que en muchos casos superaron la edad recomendada para estar en servicio.

El riesgo de accidente es muy alto, lo que justifica la medida. Un ulterior relajamiento de las sanciones podría llevar a Boeing y a Airbus a competir por la venta de nuevos modelos. Se calcula que Irán podría necesitar hasta 400 aviones para poder modernizar su anticuada flota. En este momento se desconoce en qué fase se encuentra la solicitud presentada por General Electric.