Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La finesa Telia-Sonera admite prácticas de corrupción en Asia

"Es posible que algunas operaciones hayan tenido una naturaleza criminal", afirma

El consejero delegado, EJohan Dennelind, y la presidenta de Telia-Sonera, Marie Ehrling, en la junta de accionistas.
El consejero delegado, EJohan Dennelind, y la presidenta de Telia-Sonera, Marie Ehrling, en la junta de accionistas. AFP

La multinacional de comunicaciones sueca-finlandesa Telia-Sonera ha reconocido el uso de prácticas que no respetaron los estándares de la "ética empresarial y de transparencia". Así lo ha reconocido la presidenta del consejo de administración Marie Ehrling ante la junta general de accionistas de la operadora, reunida en Estocolmo.

Ehrling ha ido más allá y ha dado a entender durante su intervención que la empresa puede haber incurrido en métodos criminales. "Es posible que en algunas de nuestras operaciones hayan tenido una naturaleza criminal, es una posibilidad que no podemos ignorar", ha dicho la ejecutiva sueca.

Telia-Sonera, propietaria de la española Yoigo, ha experimentado en los últimos años una rápida expansión hacia los países de Eurasia. Actualmente, la empresa tiene notable presencia en países como Uzbekistán, Azerbaiyán, Kazajistán, Tayikistán, Georgia y Nepal. La región, de hecho, representa más de un 20% de la facturación de la empresa, que en total ascendió a 11,426 millones de euros.

En todos los mercados en los que opera, Telia-Sonera tiene 182 millones de clientes y obtuvo 1.682 millones de beneficios en 2013. El 37% de su accionariado está en manos del Gobierno sueco y el 13%, en el de Finlandia.

Las sospechas de malas prácticas salieron a la luz en septiembre de 2012. Entonces, la policía sueca inició una investigación por alta corrupción sobre las operaciones que Telia-Sonera llevó a cabo en Uzbekistán en 2007 para hacerse con el mercado local. Gracias a esta operación, Telia-Sonera adquirió por 190 millones de euros las licencias para 3G de la empresa Takilant Limited, registrada en Gibraltar. Según la televisión sueca, (SVT), la propietaria de Takilant Limited es Gulnara Karimova, la hija mayor del hombre fuerte de Uzbekistán Islam Karimov.

Otras sospechas

Otras operaciones aparecen tan opacas como la de Uzbekistán. En diciembre de 2012, Telia-Sonera compró licencias para operar en Kazajistán por valor de 135 millones de euros. La empresa que vendió las licencias pertenece a Rausjan Sagdijeva y Aigui Nurijeva, ambos colaboradores cercanos del antiguo primer ministro, Karim Massimov.

En Mayo de 2013, Telia-Sonera purga a una buena parte de sus directivos. Marie Ehrling asume la presidencia del consejo de administración y Johan Denneling remplaza a Lars Nyberg como consejero delegado. El nuevo consejo de administración solicita una investigación independiente de la compañía internacional de abogacía Norto Rose Fulbright.

La junta de accionistas no ha liberado de sus funciones al antiguo consejero delegado Lars Nyberg, porque todo indica que deberá responder ante la ley. Según Marie Ehrling, el actual consejo de administración "no puede garantizar que las operaciones de Kazajistán, de Nepal, de Azerbaiyán y de Georgia fueron llevadas a cabo dentro del marco legal".