Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pescanova pagará intereses del 15% anual por la nueva financiación de 112 millones

Los actuales accionistas de la empresa perderán casi toda su inversión

Instalaciones de PESCANOVA en la central de Vigo (Pontevedra)
Instalaciones de PESCANOVA en la central de Vigo (Pontevedra) EL PAÍS

Pescanova comunicó ayer algunos detalles de la compleja operación de reestructuración financiera comandada por Damm y el fondo de inversión Luxempart con la que la compañía pretende evitar su liquidación. Los actuales accionistas perderán casi todo el dinero invertido y la quita efectiva media para la deuda se situará entre el 60% y el 90%. La nueva empresa a la que se traspasará el negocio obtendrá nueva financiación por 150 millones de euros, de los que 37,5 millones serán nuevo capital y 112,5 millones serán deuda súper senior a un plazo de 7 años con un tipo de interés del 15% anual, del que un 5% se pagará en efectivo y el otro 10% será capitalizable hasta su vencimiento.

La propuesta contempla agrupar las filiales españolas, salvo Novapesca Trading, en una nueva sociedad, llamada Nueva Pescanova, que integrará todos los activos y pasivos de las sociedades españolas tras realizar concursos de acreedores exprés en las filiales. Nueva Pescanova contará con un capital de 72,2 millones, de los cuales el 34,6% podrá ser suscrito por los acreedores compensando sus créditos, un 30% será suscrito por el consorcio de Damm y Luxempart (que aportará 15,5 millones en efectivo y el resto en compensación de créditos), otro 30,4% será ofrecido en una ampliación de capital a los restantes accionistas y un 4,99% (por importe de 3,6 millones) será lo que quede para la actual Pescanova y, por tanto, para sus actuales accionistas.

La financiación de 112,5 millones al 15% será aportada por el consorcio en un 30% y el 70% restante, por los acreedores que lo deseen. Su cobro tendrá prioridad. Además, Nueva Pescanova quedaría con una deuda teórica de otros 700 millones (excluyendo a las filiales internacionales). De ellos, habrá 400 millones de crédito senior, a 10 años y con un interés del 3% anual en efectivo. Los otros 300 millones serán a 15 años, al 1% de interés en metálico (o capitalizable si no hay caja disponible), pero esos 300 millones no se pagarán sino que serán convertibles obligatoriamente en una participación del 5% del capital de Nueva Pescanova a su vencimiento (del 10% en caso de cambio de control de la sociedad).

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra, que recibió esa única propuesta de convenio de acreedores, decidirá en los próximos días sobre su admisión a trámite, la concesión de plazo para la subsanación de los defectos que pueda presentar o su inadmisión. La propuesta necesita un apoyo de más de la mitad de los acreedores para salir adelante.

Pescanova entró en concurso de acreedores el año pasado tras el escándalo de ocultación de deuda y falseamiento de cuentas por parte de la anterior dirección de la empresa, con Manuel Fernández de Sousa al frente. Tras una revisión contable, la compañía admitió que tenía un agujero patrimonial de 1.500 millones de euros y un pasivo de más de 4.000 millones de euros.