Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone denuncia a Telefónica y Jazztel por “imponer un monopolio de la fibra”

La operadora pide a la CNMC que obligue la compañía de Alierta a abrir su red a los competidores en condiciones justas

Tienda de Vodafone en Londres.
Tienda de Vodafone en Londres. Bloomberg

Vodafone ha presentado una denuncia contra Telefónica y Jazztel ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por tratar de instaurar "un monopolio en la red de fibra óptica", tanto en el mercado mayorista como minorista, en perjuicio del resto de competidores "mediante diversas conductas colusorias que restringen, impiden o falsean la competencia".

Según el denunciante, las prácticas tienen por objeto demorar y hacer más ineficiente económicamente el despliegue de redes de nueva generación por sus principales competidores como Vodafone, negando el acceso a las conductos que llegan al interior de los edificios (verticales), haciendo imposible cualquier negociación sobre los precios mayoristas para usar la red de Telefónica o para alcanzar un acuerdo de coinversión para tender una infraestructura conjunta como ha hecho con Jazztel, según el denunciante.

Vodafone también denuncia que Telefónica ha llegado a acuerdos discriminatorios con “operadores seleccionados de manera consistente con su estrategia exclusionaria”. En esta categoría incluye el pacto de 2012 con Jazztel para el despliegue conjunto de la red de fibra,  y el de Yoigo, en verano de 2013, para la comercialización del 4G y del paquete Fusión de Movistar.

El operador entiende que la comercialización de paquetes con fibra por parte de Telefónica y sus socios es abusivo puesto que tiene por objeto expulsar de los mercados afectados a sus  competidores, ya que ese producto es técnicamente irreplicable (ni Vodafone ni Orange tienen desplegada aún su red de fibra) y el incremento de los servicios vinculados (telefonía móvil) no cubre los costes de su prestación, es decir, que subvencionan el consumo del móvil al contratar la banda ancha fija.  

Vodafone pide a la CNMC la adopción de medidas cautelares, como la fijación de precios orientados a costes en verticales, la obligación de dar ofertas comerciales de 50 y 100 Mbps para replicar técnica y económicamente las ofertas de Telefónica, para adoptarse en el corto plazo (uno a dos meses aproximadamente) y la declaración de la existencia de las conductas anticompetitivas denunciadas, que de producirse podría dar lugar a una posterior reclamación de daños y perjuicios ante los tribunales de justicia. La CNMC debe ahora pronunciarse sobre la denuncia pero no tiene un plazo fijo para hacerlo.

Reacción de Telefónica

Telefónica ha mostrado "su perplejidad" por la denuncia "precisamente en un momento en que la intensidad de la competencia en el mercado español está fuera de duda". Fuentes del grupo, reiteraron que "todos sus acuerdos con terceros están dentro de la legalidad y son relaciones comerciales entre compañías del mismo sector, como existen multitud en todos los sectores, para dar mejores servicios que beneficien al cliente final, tanto en el caso del despliegue de fibra con Jazztel como en el acuerdo alcanzado con Yoigo el pasado verano".

La compañía que preside César Alierta insiste en que ambos acuerdos están además abiertos a terceros, de forma que cualquier otro operador podría haber entrado en las mismas condiciones, y ponen como ejemplo el acuerdo tripartito que Telefónica, Orange y Vodafone suscribieron en julio de 2013 para hacer posible el acceso a las infraestructuras de fibra óptica construidas por Telefónica en edificios.

No es la primera vez que Vodafone denuncia a Telefónica por prácticas anticompetitivas ante la CNMC. El pasado verano Vodafone, junto con Orange, denunciaron a su rival y a Yoigo por el acuerdo de compartición de redes que mantienen ambos operadores. El regulador abrió en noviembre un expediente sancionador a Telefónica y a Yoigo en relación con los acuerdos que ambas compañía firmaron en agosto. No obstante, el organismo regulador no estableció medidas cautelares para la retirada de las ofertas Fusión que ambas compañías prestan actualmente a sus clientes bajo este acuerdo, tal y como pedían los competidores.