Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola se consolida como el primer productor privado en México

La compañía española se adjudica un contrato valorado en 410 millones de euros para construir una planta de ciclo combinado en el Estado de Chihuahua

El presidente de Iberdrola en un acto en Bilbao
El presidente de Iberdrola en un acto en Bilbao AFP

La compañía Iberdrola se ha adjudicado en México un contrato para la construcción de una central eléctrica de ciclo combinado de 900 megavatios de potencia. La empresa española también tendrá la propiedad, operación y mantenimiento de la central, así como de las instalaciones asociadas necesarias para la conexión de la planta (correspondiente por su tamaño a una central nuclear) al sistema eléctrico del país.

La inversión prevista en esta nueva central, denominada Norte III y ubicada en el Estado de Chihuahua, alcanza los 560 millones de dólares (unos 410 millones de euros). Las obras de la planta comenzarán en mayo de este año, estando prevista su entrada en operación comercial durante el mes de julio de 2016.

La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, que ha competido con varios grupos internacionales en este concurso, se ha asegurado la venta a la empresa estatal mexicana Comisión Federal de Electricidad (CFE) de toda la energía que produzca la planta por un periodo de 25 años. El gas para la nueva central será suministrado por la citada CFE y el contrato está dolarizado, al igual que el resto de los proyectos similares que la empresa tiene en México. La instalación, compuesta por tres turbinas de gas y una de vapor, incorporará tecnología del grupo francés Alstom, con un sistema de enfriamiento mediante aerocondensador.

Se trata, tras el de Baja California III —de unos 300 MW de capacidad y cuya inversión asciende a 270 millones de dólares (unos 200 millones de euros)—, del segundo ciclo combinado que se adjudica Iberdrola en lo que va de año en México. La empresa ya cuenta en el país presidido por Enrique Peña Nieto con una potencia operativa de más de 5.200 MW, principalmente mediante centrales de ciclo combinado de gas (ya cuenta con seis en funcionamiento y las de Norte III y Baja California III son las primeras que se adjudica desde 2004) y también a través de parques eólicos, con 230 MW y donde acaba de ampliar el parque de La Ventosa y tienes otros dos parques más.

De esta forma, el grupo español ratifica su posición como el principal productor privado de electricidad de México y el segundo de este país norteamericano, tras la CFE. Aparte de ser pionero en el desarrollo de las energías renovables, la compañía española es el líder privado en generación en México con el 14,5% de toda la electricidad en un momento en que el país se encuentra en plena reforma tras la aprobación del plan energético por parte del Parlamento el pasado diciembre.

Iberdrola está presente desde 1998 en México, país que, junto a Brasil, constituye el eje de su proyecto de crecimiento en Latinoamérica. En el periodo 2012-2014, el grupo destinará a la región alrededor de 2.415 millones de euros netos, el 23% del total previsto (10.500 millones de euros netos) para ese periodo en su desarrollo. Iberdrola dispone en la actualidad de alrededor de 770 empleados en México, donde obtuvo en 2012 unos ingresos de 1.174,1 millones de euros, un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 380,1 millones y un beneficio neto de 185. México aporta ya el 8% de los beneficios de la empresa.

A través de su filial de ingeniería también lleva a cabo relevantes proyectos en México, relacionados con las energías renovables y con las redes de transporte y distribución de electricidad. En esta parcela, destaca el contrato que se adjudicó en 2009 por 160 millones de dólares para modernizar la red de los Estados de Veracruz y Chiapas, que incluía la construcción de nueve nuevas líneas y seis subestaciones.

El contrato de la planta de Chihuahua se enmarca en dicha reforma energética, que contempla un plan estratégico de crecimiento internacional. El plan fue uno de los temas abordados en el encuentro entre Peña Nieto y Mariano Rajoy celebrado en noviembre pasado en México ya que abre oportunidades a otros grupos energéticos españoles, caso de Enagás, y de otros sectores.

Además de electricidad, tiene en cartera grandes desarrollos en el sector petrolero a través de Petróleos Mexicanos (Pemex). Precisamente, esta empresa contrató recientemente la construcción de dos floteles (barcos hoteles) en los astilleros gallegos de Barreras y Navantia. Pemex se ha mostrado muy activa en los últimos tiempos en Repsol, donde cuenta con el 9,2% del capital, tratando de mediar en las negociaciones con el Gobierno argentino para terminar con el conflicto de la expropiación de YPF a Repsol (en la actualidad en pleno proceso de discusiones en Buenos Aires entre ejecutivos de una y otra parte) y de participar más en la gestión del grupo petrolero español. Pemex ha llegado a plantear la segregación de Repsol en dos compañías (exploración y producción, por un lado, y distribución, por otro) con la oposición del resto del consejo y del equipo ejecutivo que preside Antonio Brufau.