Trichet: “Sin el Banco Central Europeo la crisis sería peor que en 1929”

El exresponsable de la institución defiende “la valentía de los bancos centrales” durante la crisis

El expresidente del BCE, durante un Ecofin en 2011.
El expresidente del BCE, durante un Ecofin en 2011.REUTERS

El FMI es la institución más odiada por las opiniones públicas de los países a los que ha prestado ayuda: los latinoamericanos y los asiáticos hace dos décadas, por ejemplo. Y en Europa comparte ese dudoso estatus con los demás miembros de la troika, la Comisión Europea y el BCE; al cabo, las depresiones dejan cicatrices profundas, y las de la Gran Recesión tardarán mucho en curarse. El exjefe del Eurobanco, Jean-Claude Trichet, compareció este martes ante la Eurocámara para defender su legado, ante el examen de los eurodiputados a la labor de la troika. Se hartó de echar balones fuera; pasó de puntillas por los aspectos más controvertidos de su labor. Y, tan ajeno a la autocrítica como suelen serlo las instituciones europeas, destacó lo positivo, que es mucho: “Evitamos la Gran Depresión que se vislumbraba. Si los bancos centrales y los Gobiernos no hubieran actuado de forma rápida y decidida, podríamos haber llegado a una situación peor que la de 1929”.

Varios eurodiputados le afearon a Trichet sus errores. Las subidas de los tipos de interés en 2008 y en 2011, casi como un indicador adelantado de las recesiones que venían. El sobreajuste al que abocó a varios países, esencialmente los rescatados. Y el hecho de que tanto Fráncfort como Bruselas y Washington infraestimaran el impacto de los recortes sobre el crecimiento. Trichet no entró a ese juego, y expuso una y otra vez una visión muy del gusto de la habitual moralina de Berlín: los extravíos presupuestarios y de gasto detonaron todo lo malo que después le sucedió a Europa del Sur, sin caer en la cuenta de que eso ocurrió durante un periodo de tipos de interés reales negativos por las dificultades en Alemania. “El problema es que algunos países, no todos, gastaban más de lo que ganaban en el plano presupuestario y externo y los inversores, en un determinado momento, dijeron que ya no confiaban en ellos. Las ayudas europeas han permitido a esos países superar sus graves dificultades, pero en todo caso debían volver al equilibrio”.

Con respecto a España, Trichet negó que negociara por carta con José Luis Rodríguez Zapatero medidas a cambio de la intervención del BCE en los mercados de deuda, como ya dijo en una entrevista reciente con este diario. “No negocié. No he leído el libro del señor Zapatero y no sé si él sostiene lo mismo o lo contrario, pero no hubo negociación”, contestó a preguntas del eurodiputado de CiU Ramon Tremosa.

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS