Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE pide a España un despido aún más barato para crear empleo fijo

El organismo aconseja a España que amplíe a un mínimo de seis meses los periodos de prueba de los contratos y mejore el servicio de búsqueda de trabajo

Scarpetta entrega del informe a la ministra Fátima Báñez.
Scarpetta entrega del informe a la ministra Fátima Báñez. EFE

El Gobierno aprobó hace casi dos años una dura reforma laboral, que abarataba y facilitaba el despido, para combatir una tasa de paro que por entonces afectaba al 24% de la población activa. Un millón de empleos destruidos después, la OCDE sigue recomendando la misma medicina: reducir aún más la indemnización por despido. El organismo la considera “generosa” y, según sus datos, por encima de la media europea.

Pese a que el coste por despido improcedente ya ha pasado de 45 a 33 días —en el caso del despido procedente, es de 20 días—, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera que hay margen para un mayor ajuste. “Compensar a los trabajadores es justo, pero la cuestión es qué nivel es el adecuado para que los empresarios prefieran contratar de forma indefinida a hacerlo de forma temporal”, afirmó el director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE, Stefano Scarpetta, durante la presentación en Madrid de un informe del organismo sobre el impacto de la reforma laboral, que a grandes rasgos considera relativamente positivo.

Uno de los temas pendientes es la temporalidad. El porcentaje de contratos fijos sobre el total esta en mínimos históricamente bajos y la reforma no ha logrado corregir eso. La OCDE recomienda ampliar el periodo de prueba de los contratos fijos para aquellos trabajadores que no pueden firmar el nuevo contrato para emprendedores, una novedad de la reforma que permite a las empresas de menos de 50 trabajadores contratar de forma indefinida con un periodo de prueba de un año. En la actualidad, los periodos de pruebas suelen oscilar entre los dos a los seis meses (durante ese tiempo el empleado puede ser despedido sin derecho a paro). El organismo considera que seis meses debería ser lo mínimo.

Fuente: OCDE.
Fuente: OCDE.

La OCDE ve importante incrementar también la eficacia de las políticas de formación y los servicios de búsqueda de empleo, sobre todo para el paro de larga duración. Sobre la posibilidad de recortar las prestaciones por desempleo, el organismo considera que es más importante motivar al parado para que busque empleo. “Hay países modélicos con prestaciones por desempleo elevadas y no es malo, pero siempre tienen además unos servicios de búsqueda de empleo eficientes”, cree.

Las bajadas de salarios han sido "dolorosas", pero "necesarias", sostiene el organismo

La OCDE se mostró en general satisfecha con los cambios, aunque puntualizó que sin un crecimiento económico sostenido no se creará empleo. Uno de los efectos que más alabó fue la moderación salarial (otra de sus recomendaciones clásicas). Las bajadas de salarios han sido “dolorosas”, pero “necesarias”, dijo Scarpetta, que recomendó que se vinculen con la productividad y se adapten a la evolución de la economía. El informe muestra cómo los costes laborales no dejaron de crecer durante los años de bonanza, mientras en otros países como Alemania apenas crecían. Desde 2008, los costes se han ido reduciendo. “España ha ganado en competitividad”, afirmó.

La OCDE considera que el efecto positivo de la reforma ha sido evidente, a pesar de que las condiciones económicas han sido difíciles. Según sus cálculos, ha hecho posible la creación de 25.000 empleos mensuales. Para llegar a esa cifra tiene en cuenta los nuevos contratos de emprendedores (unos 7.000 al mes), la conversión de temporales en indefinidos (unos 4.000 al mes) y el resto responde a una estimación sobre cuántas personas habrían perdido su puesto sin la reforma (como los que se han rebajado el sueldo para evitar el paro). La cifra queda lejos de los 497.000 empleos que se perdieron en los últimos 12 meses, según el INE.

Muy crítico con el informe, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, declaró que sus conclusiones “en ningún caso se soportan en un análisis de la realidad” y añadió que la reforma laboral ni ha servido para crear empleo ni para cambiar el modelo productivo. Mientras, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, defendió que su normativa ha “salvado miles” de empleos. “Y lo mejor está por llegar”, pronosticó, en referencia a los “pequeños ajustes” que se aplicarán en la reforma laboral.