Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goldman ya ejerce de casero

Dilema para 400 antiguos inquilinos del Ivima en 2014: o ejercen la opción de compra o se quedan sin piso

Goldman ya ejerce de casero

"De momento, todo han sido buenas maneras, aunque dejando ver muy claramente algunas de las cuestiones que van a cambiar", comenta Enrique Villalobos, portavoz de la Asociación de Vecinos del PAU Ensanche Vallecas, la impresión obtenida tras la primera reunión con los responsables de Encasa Cibeles, la sociedad a través de la que Goldman Sachs y Azora van a gestionar los 2.939 pisos comprados al Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima).

Entre los asuntos que van a cambiar figura el final de las ayudas al alquiler que, en función de la situación económica de los inquilinos, oscila entre el 20% y el 90% de las rentas. Los que acaben de acceder a ellas contarán con un plazo de dos años para disfrutarlas, pero a otros se les están acabando y no serán renovadas. "En muchos casos, no podrán seguir pagando", comenta Villalobos.

Otra cuestión que Encasa Cibeles ha dejado claro es que si un inquilino no puede ejercer la opción a compra perderá cualquier derecho sobre la vivienda, y se verá obligado a entregar las llaves. Se rompe así la posibilidad que había de la posible prórroga del contrato de arrendamiento. O compran o se quedan en la calle. No hay alternativa.

A lo largo de 2014 serán casi 400 los arrendatarios a los que les vence la opción a compra. Los primeros, los 52 que viven en sendos edificios del barrio de La Ventilla, junto a la plaza de Castilla, en Madrid, que recibieron sus llaves el 27 de enero de 2007 de manos de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Como se debe comunicar al arrendador la intención de ejercer el derecho de opción de compra en los tres meses anteriores al vencimiento previsto, esos primeros inquilinos lo deberían haber hecho como muy tarde el pasado 27 de octubre, justo dos días después de que se firmara la escritura de compraventa a favor de Encasa Cibeles.

Teniendo en cuenta la actual situación económica por la que atraviesan estas familias, en muchos casos en paro y sin apenas ingresos, resultará difícil que una entidad financiera acceda a otorgar el préstamo para poder adquirir estos pisos por un precio de entre 120.000 y 150.000 euros, en función del máximo de venta que figure en la calificación definitiva, multiplicado por un coeficiente de actualización variable según el año de adquisición, y restando el 50% de las cantidades pagadas solo en concepto de renta, sin incluir los gastos de comunidad u otros conceptos.

En el Portal de Vivienda de la Comunidad de Madrid los pisos del Plan Joven que estaban a nombre del Ivima hasta hace un mes ya pueden ser adquiridos a Encasa Cibeles. Existen 80 pendientes de adjudicar.

En Majadahonda se pide una renta de 506 euros por un piso de dos dormitorios con 55 metros cuadrados útiles, y su precio de compra es de 175.000 euros. En el Ensanche de Vallecas para viviendas de uno y dos dormitorios, de entre 44 y 50 metros útiles, el alquiler varía entre 419 y 450 euros, y se venden entre 143.670 y 154.320. Goldman Sachs y Azora compraron estos pisos al Ivima por una media inferior a 70.000 euros. En estas rentas no se incluyen los gastos de comunidad ni el impuesto de bienes inmuebles (IBI) que, a partir del próximo ejercicio, será pasado al cobro de los inquilinos, según lo comentado por los responsables de Encasa Cibeles a los representantes de los vecinos.

Encasa Cibeles inició operaciones el pasado 12 de septiembre, dos semanas después de que Azora Gestión resultara adjudicataria de 32 promociones en alquiler, con o sin opción a compra, propiedad del Ivima. Lo hizo con el capital mínimo exigido de 3.000 euros, y con el mismo domicilio, en el número 30 de la calle de Serrano, en Madrid, donde tiene su sede Azora.

Posteriormente, hace un mes, ya con la escritura en la mano, la sociedad llevó a cabo una ampliación de capital, hasta 21,27 millones de euros, cambió su domicilio social al número 155 de la avenida del Talgo, junto a la estación de Aravaca, y nombró a los miembros de su primer consejo de administración.

El piso bajo de la urbanización residencial en el que Encasa Cibeles va a gestionar sus activos sirve también de sede central a la promotora Larcovi y a Lazora, la mayor sociedad de vivienda protegida en alquiler de España, con 13.000 viviendas repartidas en 85 inmuebles.

Como presidente de Encasa Cibeles figura Fernando Gumuzio –uno de los fundadores de Azora junto a Concha Osácar– y como vicepresidenta, Ana Estrada, también de Azora. Junto a ellos, la representación de Goldman Sachs recae, en calidad de consejeros, en Tavis Cannell, director general de Goldman Sachs International, y Manon Meijer y Mark Vennekens, dos altos directivos de la consultora británica Whitehall Management Services, perteneciente al fondo estadounidense. El casero es bilingüe.