Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos crea empleo con solidez en pleno cese administrativo

El choque político en Washington se refleja en la tasa de paro, que sube al 7,3%

Se esperaba con temor el dato de empleo de octubre en EE UU por el impacto de los 16 días de cese administrativo. Sin embargo, la contratación se aceleró al arrancar el cuatro trimestre al cubrirse 204.000 puestos de trabajo vacantes, frente a los 163.000 empleos que se dan ahora para septiembre. Por el contrario, el bloqueo político se notó en la otra estadística que utiliza el Departamento de Trabajo para medir la temperatura del mercado laboral: la tasa de paro, que subió una décima y se coloca en el 7,3%. Este incremento tuvo lugar pese a que 720.0000 personas abandonaron el mercado laboral.

El dato de empleo es el primer indicador al que recurre Wall Street para medir el daño colateral que causó el enfrentamiento político en Washington, considerado en este momento como el mayor obstáculo para que EE UU crezca con más vigor. Pero la cifra causó confusión, porque dobla los 120.000 empleos que esperaban los analistas. Además, se revisó al alza en 15.000 empleos el dato correspondiente al mes de septiembre.

El indicador de paro se publica con siete días de retraso y solo con un margen de dos semanas con respecto al balance del mes de septiembre. Este desajuste en el calendario fue el primer efecto provocado por la incapacidad de los legisladores en Washington a llegar a un acuerdo sobre el presupuesto, lo que dejó a ciegas a la Reserva Federal en su última reunión.

Lo que dicen en este momento las estadísticas es que la contratación en octubre avanzó por encima de los 160.000 empleos de media durante los últimos seis meses y se acerca a los 236.000 de agosto. Pero como señala el Departamento de Empleo en el comunicado, el cese administrativo provocó un incremento de 448.000 personas en el capítulo de “despidos temporales”.

Es decir, los funcionarios que se quedaron en casa dos semanas por el parón volvieron a sus puestos cuando llegó el pacto en el Capitolio y aparecen en las estadísticas como nuevos empleos. Por eso, el análisis se concentró en el paro. En total, se registraron 11,3 millones de personas sin empleo en octubre, de los que 4,1 millones se consideran de larga duración.

Hace un año, las personas que llevaban más de seis meses sin trabajo superaban los cinco millones. Otro reflejo del cese administrativo es que el paro sube pese a que volvió a reducirse el tamaño del mercado laboral, al 62,8%, la más baja en más de tres décadas. Pese al sólido repunte en la contratación, las personas forzadas a trabajar con contratos parciales se mantuvo en los 8,1 millones. Lo mismo pasa que los individuos al margen del mercado laboral, estabilizado en los 2,3 millones.

Está por ver cómo la Fed va a digerir ahora todos estos detalles. El dato de crecimiento del tercer trimestre conocido ayer anticipó un débil arranque del cuatro, por el pobre rendimiento del consumo privado. El gasto de las familias creció solo un 1,5%, tres décimas menos que en el segundo. La inversión empresarial sufrió una moderación mayor, del 4,7% al 1,6%, lo que puede afectar al ritmo de contratación y la marcha de los salarios.

El último índice de confianza del Conference Board mostró también el daño que pudo causar el cierre temporal del Gobierno y la incertidumbre creada por el debate sobre el techo de la deuda. Tras caer nueve puntos de golpe en octubre, se situó al nivel más bajo en 13 meses. Esto podría indicar en débil inicio de la temporada de compras navideñas en EE UU.

La evolución del empleo será clave con vistas a la próxima reunión de la Reserva Federal, la penúltima antes de que Ben Bernanke ceda la presidencia a Janet Yellen. El primer recorte en el mecanismo de compra de deuda podría llegar en el encuentro de diciembre, a la vista de que la economía se muestra más fuerte de lo esperado. No obstante, podría retrasarse también a marzo o abril, cuando los datos no estarán tan distorsionados. La Fed no subirá tipos mientras el paro supere el 6,5%.