RESULTADOS BANCA

El BBVA reduce el dividendo por las exigencias del Banco de España

El banco suprime el pago en metálico de 10 céntimos de enero y sube el de abril Gana 3.077 millones hasta septiembre, un 86% más, con extraordinarios

El consejero delegado del BBVA, Angel Cano
El consejero delegado del BBVA, Angel CanoJavier Lizon (EFE)

El BBVA acomoda su cuenta de resultados a las circunstancias, a las normativas y a los nuevos tiempos que está convencido que llegan a la banca. La entidad que preside Francisco González registró un beneficio neto de 3.077 millones hasta septiembre, un 85,8% más que en el mismo periodo del año anterior gracias al empuje de las operaciones financieras y las 1.400 millones en plusvalías por la venta de las gestoras de pensiones de México, Colombia y Perú. Estos ingresos extraordinarios compensaron los 600 millones de nuevas provisiones que realizó tras reclasificar como morosos créditos refinanciados por valor de 3.864 millones.

Sin embargo, lo más llamativo fue el anuncio del BBVA de que reducirá el dividendo en efectivo. La entidad no realizará el pago de 10 céntimos previsto para enero próximo, que era en metálico. Según Ángel Cano, consejero delegado, la razón es “ajustarse a las indicaciones del Banco de España que recomiendan no pagar dividendos en efectivo superiores al 25% del beneficio”. El BBVA es la única entidad que ha tomado esta decisión por las exigencias del supervisor, si bien aclaró “que no son normas, sino recomendaciones”, según apuntaron en el banco. Esta pauta solo abarca a 2013 y el objetivo es reforzar el capital.

En España perdió 378 millones tras las provisiones de los créditos refinanciados

El banco compensará, en parte, a sus accionistas con un incremento del dividendo de abril, que subirá de 12 céntimos a 17 y se podrá cobrar en acciones o en metálico. Habitualmente el 85% de los accionistas del BBVA optan por el cobro en acciones. El resultado de este cambio de política supondrá un descenso del 50% del dividendo puro en metálico y del 12% de la retribución total con respecto a 2012. En 2009 el BBVA también rebajó su dividendo.

El BBVA precisó que esta política se aplicaría progresivamente, de forma que en el ejercicio 2014 se combinarían dos pagos en efectivo con dos dividendos opción. Sin embargo, no es descartable que la entidad incremente el pago en metálico hasta tres dividendos. A partir de 2015, el banco estudia remunerar a los accionista solo en metálico en función de los resultados del grupo. El objetivo final es distribuir anualmente entre un 35% y un 40% del beneficio.

Las razones de este cambio son cuatro, según el consejero delegado. Por un lado, que entre los bancos europeos es habitual pagar entre el 35% o 40% del resultado en dividendos y no el 50% como hacía la entidad hasta ahora.

En segundo lugar, que las autoridades internacionales exigirán más capital a los bancos en el futuro. Además, el BBVA quiere autofinanciarse en el crecimiento en los países emergentes donde está implantado. Por último: “Queremos evitar el continuo incremento de títulos que supone el pago en acciones, que a su vez deben recibir más dividendos. Esta política no gusta a los inversores institucionales porque ven una dilución continuada del capital”, comentó Cano.

Ventas en el exterior

Los analistas especularon con la posibilidad de que el banco cambiara de política porque estuviera pensando en realizar compras. También apuntaron que “puede presionar al Santander, con el que marcará una gran diferencia, ya que éste no reduce el dividendo y utiliza mucho el pago en acciones”, señaló un experto.

El consejero delegado también explicó las razones por las que el BBVA ha vendido un 5,1% de su participación en el chino CITIC Bank (CNCB) por 944 millones, que supondrá una pérdida neta de 2.323 millones en la cuenta, aunque el capital mejore en 2.400 millones. Cano argumentó que esta venta se debía a las nuevas normas internacionales de solvencia, conocidas como Basilea III, que castigan las participaciones en entidades financieras y limitó a 120 millones la pérdida real para el banco. “Seguiremos en China para negocios de financiación de coches, línea blanca y banca de rentas altas porque es el mercado que más crece del mundo en estos segmentos, pero no hace falta tener el 15% de CITIC para realizar estos negocios”, apuntó. Cano no respondió a las dos preguntas sobre si el equipo directivo debía disculparse por las consecuencias de esta decisión.

El banco destacó su fortaleza de capital (tiene un 8,4% según el exigente criterio de Basilea III), así como las ventajas de la diversificación geográfica del negocio. España es el mercado con más caída del beneficio, un 54%, debido al descenso de los ingresos en 264 millones por las cláusulas suelo de las hipotecas y los 600 millones de provisiones por los créditos refinanciados. El banco malo, donde agrupa los activos inmobiliarios, perdió 845 millones. En total, España tiene unos números rojos de 378 millones. México volvió a ser el pulmón, con 1.292 millones de beneficio, un 5,2% más, mientras que América del Sur, Eurasia (Turquía y China) y Estados Unidos presentaron diferentes caídas. La morosidad del grupo quedó en el 4,6%, mientras que la del negocio bancario en España es del 6,2% y la del banco malo es del 53,3%. El crédito cayó en España un 6%, pero Cano apuntó que espera un crecimiento claro en la segunda mitad de 2014, año en el que cree que el PIB subirá un 0,9% y coincidió con Emilio Botín, presidente del Santander, en que hay “creciente interés” de los inversores extranjeros por España.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS