Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander cree que la recuperación económica “ha llegado para quedarse”

Todos los márgenes de la cuenta de resultados siguen en caída

El consejero delegado del Banco Santander, Javier Marín
El consejero delegado del Banco Santander, Javier Marín EFE

Javier Marín, consejero delegado del Santander desde mayo pasado, está convencido de que “la economía presenta claros signos de mejoría, aunque el entorno es complejo”. Ratificó las declaraciones de su presidente, Emilio Botín, que dijo que a España le llegaba dinero de todas partes al asegurar que no dudaba “de que la mejoría económica no es pasajera. Está aquí para quedarse. No habrá reflujo porque las perspectivas son buenas, tras las tremendas ganancias de competitividad, aunque hay que seguir haciendo reformas”.

Marín también proyectó este optimismo sobre el grupo, que ganó 3.310 millones hasta septiembre, un 77% más que el mismo periodo de 2012. Marín transmitió optimismo para el futuro (aseguró que mantendrán el dividendo de 0,60 euros) y afirmó que el grupo “está dando los primeros pasos para la normalización del beneficio”, un proceso que no estará completamente terminado “hasta 2016”, aseguró.

El nuevo consejero delegado revisa la rentabilidad del grupo en el mundo

Pese a este horizonte despejado, la mejoría de la cuenta no se debe al negocio, sino a la menor necesidad de saneamientos crediticios (sobre todo inmobiliarios) en unos 800 millones y a que han ganado 720 millones más que hace un año por las operaciones financieras. Todos los márgenes de la cuenta de resultados continúan cayendo en comparación con el año anterior. Al Santander le ha pesado “el entorno de bajo crecimiento” que atraviesan siete de los 10 países donde trabaja. La depreciación de las divisas de Latinoamérica fue otro lastre.

Marín, que tuvo una intervención con claros signos de haber tomado el timón de la nave, no ocultó que el garbanzo negro sigue siendo España. Los resultados del grupo han caído un 51% y el banco malo (en donde el Santander ha separado sus peores inversiones inmobiliarias) perdió 493 millones. La morosidad de la división comercial subió hasta el 6,40%, casi el doble de la que tenía en 2008. El consejero delegado comentó a los analistas: “Con la situación actual, aumentará la tasa al 7% para fin de año y creemos que descenderá a finales de 2014”. En cuanto al desglose de la mora, Marín apuntó que “un tercio se debe a la caída del crédito, (ha bajado un 5% en España), otro al aumento de la morosidad de las empresas y, por último, a la fusión con Banesto”. José Antonio Álvarez, director general financiero, apuntó que las empresas “han crecido de 1,5 puntos porcentuales en morosidad a septiembre”.

En cuanto a las hipotecas, la morosidad está en el 6%, pese a que este negocio ha caído un 20%. En total, incluyendo el negocio inmobiliario la morosidad sube hasta el 9%, una cifra inimaginable para los gestores de la entidad hace pocos años. Gracias a los 270 millones de plusvalías obtenida con la venta de la cartera de seguros a Aegon, Marín aseguró que España, en total, ha ganado unos 200 millones hasta septiembre.

Optimismo sobre España

En cuanto al futuro sobre España, Álvarez dijo ser optimista por los mayores ingresos por la repreciación de hipotecas, los menores costes de fusión y la caída de las provisiones. Lo mejor en España ha sido la fuerte captación de depósitos (a precios más bajos), que ha mejorado la liquidez del grupo.

Los analistas destacaron los claros signos de mejoría en Brasil y en el Reino Unido, donde parece haber quedado atrás lo peor en estos dos mercados. Sin embargo, “México ha crecido menos de lo esperado”, como admitió el número dos de la entidad, y en Estados Unidos “todavía hay mucho por hacer”, afirmó eufemísticamente.

Con este panorama, Marín marcó su propio camino respecto a la herencia recibida de su antecesor Alfredo Sáenz y dijo que estaban “rediseñando el banco para hacer lo mismo con menos costes. El objetivo inmediato es crecer”, insistió, al tiempo que dijo revisar el grupo “para invertir más o ajustar gastos donde se necesite para elevar la rentabilidad”, un punto débil del Santander, ya que solo está en el 5,23%.

Preguntado por el fichaje de Rodrigo Rato y su imputación en el caso Bankia, Marín no entró en detalles y se limitó a decir: “Tener al único español vivo que ha sido presidente del FMI es todo un lujo”.

Sobre las subastas de Novagalicia aseguró que estaban estudiando la entidad para ver si interesa “bajo estrictos criterios de rentabilidad” y pidió garantías para que si se la queda un fondo de inversión “no se lave las manos y salga corriendo si llegan problemas”.

Más información