IMPUESTOS

Hacienda alivia la fiscalidad de las quitas de deuda para sociedades

Las medidas aprobadas por Hacienda elevan el tipo efectivo de las grandes empresas un 18% hasta situarlo en el en torno del 9%

Montoro habla con Guindos, en un momento de la sesión de control.
Montoro habla con Guindos, en un momento de la sesión de control.ULY MARTIN

El Gobierno quiere mejorar el tratamiento fiscal de las quitas de deuda de las empresas en problemas. Para ello, ha impulsado una enmienda, presentada por el PP en el Congreso, al proyecto de Ley de medidas de fiscalidad medioambiental y otras medidas tributarias que se aprueba mañana.

 El cambio en el texto introduce una excepción a la limitación en la compensación de bases imponibles negativas cuando se produzcan quitas tanto si el acuerdo con los acreedores se alcanza en el seno de un proceso concursal como si no.

Desde el año pasado, las empresas en dificultades financieras que lograban un acuerdo de quita de su deuda con los acreedores tenían que tributar por esa quita en el impuesto de sociedades ya que era considerada una plusvalía. El Gobierno limitó el año pasado la compensación de las bases imponibles negativas en el impuesto de sociedades de forma temporal durante 2012 y 2013. Al no poder compensar las pérdidas de otros años las empresas tenían que pagar por la plusvalía contable generada por la quita, fiscalmente se entiende que es un beneficio.

El Gobierno amplía hasta 2015 la limitación de las bases imponibles negativas pero introduce una excepción para que las empresas afectadas por una minoración pactada de su deuda no tengan que pagar al fisco. “Esto entorpecía en ocasiones los procesos concursales y las operaciones de refinanciación”, explican fuentes del Ministerio de Hacienda. De esta forma, a partir de la entrada en vigor de la norma estas empresas no tendrán que tributar por la quita.

El Gobierno cumple así con una de las inquietudes que el FMI mostró en el último boletín anual sobre España presentado hace un par de semanas. El Fondo alertaba del perjuicio de la limitación de las bases imponibles negativas sobre estos casos.

La Ley de fiscalidad medioambiental que recoge esta enmienda será aprobada hoy en el Congreso de los Diputados y entrará en vigor cuando se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Aunque la medida no afecta exclusivamente a las empresas en proceso de concurso de acreedores va dirigida fundamentalmente a sociedades del sector inmobiliario, concesionarias de autopistas o las que operan en regímenes energéticos con prima como las renovables, según fuentes del Ministerio de Hacienda.

La medida, por ejemplo, también podría afectar a empresas como Pescanova o Panrico que están en concurso de acreedores y negocian una quita con los acreedores. La norma tiene un leve carácter retroactivo ya que será aplicable a partir del 1 de enero de 2013 tras una negociación entre el grupo de CiU y el PP en el Senado.

Otra de las medidas incluidas en el texto legal que se votará hoy en el Congreso es la supresión de la deducción de las pérdidas por pérdidas de valores en el extranjero. Hacienda introduce esta modificación para evitar que las empresas se puedan deducir dos veces las pérdidas de sus participadas o filiales en el extranjero.

Es decir, en el caso de que las filiales, sucursales o empresas sobre las que tengan una participación en el capital registren pérdidas en el extranjero solo se podrán deducir las pérdidas en el país donde hayan sido generadas.

El Gobierno pretende ingresar con esta medida unos 3.600 millones de euros. Este año ya reportará unos 600 millones de euros a las arcas públicas.

Hacienda ha aprobado a lo largo de los últimos meses una batería de medidas para aumentar la recaudación del impuesto de sociedades. Fuentes del ministerio recuerdan que en 2011, el año previo a la entrada del PP en el Gobierno, los ingresos por este tributo que grava los beneficios empresariales ascendían a poco más de 16.000 millones, un 1,6% del PIB. Mientras que los países de nuestro entorno recaudaban por este impuesto en torno al 2,5%. (Italia, un 2,7%; Reino Unido, un 2,6%; Francia, un 2,5%). Con las nuevas medidas que han limitado algunas de las deducciones y exenciones del impuesto se ha aumentado la recaudación hasta cerca del 2,2% del PIB.

Fuentes del Ministerio de Hacienda explican que las medidas aplicadas en los últimos meses han contribuido a elevar un 18% la recaudación de las grandes empresas hasta situar el tipo efectivo en algo más del 9%. Precisan que las grandes empresas son aquellas que facturan más de 60 millones de euros. La tributación efectiva de los grupos consolidados (un 80% grandes empresas y un 20% de pymes) está próxima al 4%, aunque las fuentes de Hacienda han evitado confirmar este término.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

J. SÉRVULO GONZÁLEZ

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS