Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renuncia de Bernabé allana el camino de Telefónica en Telecom Italia

El presidente de la operadora dimite tras ser rechazado su plan de inyectar más fondos en lugar de vender la filial brasileña

Franco Bernabe, en una rueda de prensa, en abril.
Franco Bernabe, en una rueda de prensa, en abril. Bloomberg

Franco Bernabè presentó su dimisión como presidente y consejero delegado de Telecom Italia, tras comprobar que su plan para salvar la compañía no contaba con el apoyo de los principales accionistas, entre ellos el de referencia, Telco, el consorcio que posee el 22,4% del capital y en el que está integrada Telefónica. La renuncia de Bernabé allana el camino para el grupo español que acaba de cerrar un acuerdo para hacerse con hasta el 70% de Telco, con una opción de compra por la totalidad.

Telefónica y sus socios italianos de Telco (Intesa Sanpaolo, Generali y Mediobanca) no comulgaban con el plan de viabilidad defendido por Bernabè que pasaba por una inyección de 6.000 millones de euros, con un primer tramo urgente de 3.000 millones a través de una ampliación de capital.

En su lugar, Telco postula la necesidad de vender las filiales en Brasil y Argentina, con el fin de enderezar la crítica situación financiera de la operadora, ahogada por una deuda de 29.000 millones de euros, casi tres veces su valor en Bolsa. La propuesta fue rechazada rotundamente por el ya ex presidente de Telecom, al considerar que Latinoamérica era la única vía de crecimiento de la operadora.

Con Bernabé fuera de juego, aunque con una indemnización de 6 millones de euros, Telco puede hacer valer su propósito de que el nuevo equipo gestor plantee la venta de TIM Brasil, la filial más rentable y la segunda operadora del país, tras Vivo, la firma de Telefónica y líder del mercado. Para esquivar las reticencias de las autoridades de competencia brasileñas, en lugar de una venta en bloque TIM Brasil puede ser troceada y vendida por partes a los actuales operadores (Vivo, Oi y Claro). Pero este plan puede chocar con los deseos del Gobierno de Dilma Rouseff, que se ha mostrado contrario a reducir el número de competidores. La anunciada fusión entre Portugal Telecom y su participada Oi puede facilitar la operación. La empresa que surja de esa unión afrontaría la adquisición de TIM, pero con la condición de realizar fuertes desinversiones, que serían adquiridos por Vivo y Claro (participada por América Móvil del mexicano Carlos Slim).

Tras la dimisión del máximo responsable de Telecom Italia, el vicepresidente del grupo, Aldo Minucci, se convierte en presidente interino aunque las funciones ejecutivas son asumidas, también de forma temporal, por el actual director de operaciones, Marco Patuano. Este es un hombre Telco, ya que fue nombrado a propuesta del consorcio, y será el encargado de perfilar un plan industrial, con el objetivo de frenar la imparable caída en el mercado italiano, y un plan financiero de reducción de deuda, que incluirá fuertes desinversiones, sobre todo en Latinoamérica.

Patuano asume el timón mientras se abre el proceso para elegir a un nuevo presidente ejecutivo al que concurren varios candidatos. El que cuenta con más posibilidades es el consejero delegado de Poste Italiane, Massimo Sarmi, que tiene el respaldo de los socios italianos de Telco. Deberá competir con, al menos, otros dos candidatos a propuesta de otros accionistas que no forman parte de Telco.

Entre ellos, figura Angelo Provasoli, el presidente de RCS Mediagroup, grupo de comunicación italiano al que pertenece Unidad Editorial (El Mundo, Marca y Expansión). Provasoli es el candidato del comité de nombramientos y que fue nombrado miembro independiente de su consejo de administración, en sustitución de Elio Catania, quien dimitió en septiembre tras verse implicado en un caso de información privilegiada. Por su parte, la asociación de gestores de fondos Assogestioni ha propuesto a la profesora de finanzas Francesca Cornelli como su candidata, informa Reuters.