_
_
_
_
_

Linde intensifica la supervisión para que la banca apruebe ante el BCE

El Banco de España conocerá la solvencia del sector al finalizar 2013, antes de que Fráncfort realice su examen de calidad de activos en marzo de 2014

Fachada del Banco de España en la plaza Cibeles de Madrid.
Fachada del Banco de España en la plaza Cibeles de Madrid.Carlos Rosillo

El Banco de España ha decidido intensificar la supervisión para vigilar de cerca la solvencia de las entidades. Además de conocer el impacto que tendrán las nuevas normas sobre refinanciaciones de créditos (que se revisan el próximo 25 de septiembre), el supervisor ha incrementado todos los controles sobre los riesgos para evitar sorpresas desagradables. Según documentos del supervisor, se están utilizando “nuevas herramientas de análisis prospectivo” para conocer la salud de los balances bancarios.

Otras fuentes del sector apuntan que el Banco de España podrían llegar a utilizar “la metodología con la que la consultora Oliver Wyman realizó los test de estrés en 2012, aunque los exámenes estarán hechos ahora por sus propios funcionarios”. Estas mismas fuentes comentan que el objetivo es conocer los posibles déficits de capital, aunque no está previsto hacer públicos los resultados.

Según las entidades, todavía no se conocen los detalles ni las fechas exactas de realización de estas pruebas. Los ejecutivos se quejan, en privado, de que la banca española sea sometida a tantos controles “cuando los bancos alemanes o franceses, de los que nunca se habla, también tienen problemas”. El hecho es que, antes de que acabe 2013, el Banco de España debería tener una foto detallada de los problemas del sector financiero.

Fuentes financieras creen que usarán el método de Oliver Wyman para el test

La débil situación de la economía española justifica esta desconfianza y aconseja la máxima prudencia. El paro, que no cede y se ha convertido en un problema de larga duración, así como la caída de los precios de los activos inmobiliarios, se traducen en morosidad y en necesidad de realizar nuevas provisiones para la banca. Y estos problemas pueden provocar nuevas necesidades de capital, el gran tema de debate entre financieros, economistas y supervisores.

Entre las autoridades europeas existen dudas sobre si la banca española ha cerrado definitivamente su reestructuración. Muchos creen que la falta de capital es una de las principales razones por las que cae con tanta fuerza el crédito, exactamente un 13% de descenso interanual desde julio pasado.

En mitad de estas dudas, la troika deberá decidir si da por cerrada la línea de crédito de 100.000 millones concedidos a España para la banca (de la que han usado 40.000 millones) o se la prorroga. Es otro motivo para realizar algún tipo de control sobre la salud de la banca.

Pero hay otra razón para incrementar el control de la solvencia bancaria y afecta directamente al prestigio del Banco de España, tan dañado por la crisis financiera. En octubre de 2014 se trasladará la supervisión del 95% de la banca española al Banco Central Europeo (BCE), según fuentes del mercado.

El gobernador no quiere quedar marcado por presentar en Europa bancos suspendidos

Antes de esta mudanza, en marzo de 2014, el BCE ordenará a los bancos centrales de cada país que examinen a sus entidades para conocer su situación con el máximo detalle. Será el momento de realizar la revisión de la calidad de los activos (asset quality review), un examen en toda regla.

Luis Linde, gobernador del Banco de España, no quiere quedar marcado por presentar bancos suspendidos a las autoridades europeas, sobre todo después del escándalo que ha supuesto la crisis de las cajas de ahorros. Con este objetivo, Linde ha puesto a trabajar con intensidad a la Supervisión.

Aunque el Banco de España descarta realizar nuevos exámenes de resistencia al sector, en mayo de 2013, en el Informe de Estabilidad Financiera, publicó lo siguiente: “El Banco de España, de forma interna y regular, va a incorporar los estrés test a su arsenal supervisor, de tal forma que pueda realizar un seguimiento estrecho e individualizado de la situación futura de cada entidad para, si es necesario, tomar las medidas correctoras que estime oportunas en cada caso”.

Otro argumento que refuerza la posibilidad de que el Banco de España aplique el método de Oliver Wyman es que esta consultora parece ser la elegida por el Banco Central Europeo (BCE) para analizar las carteras de las entidades europeas más relevantes.

Según Reuters, “es probable que el BCE elija a esta consultora como jefe de proyecto” para la revisión de las carteras de préstamos de 130 de los mayores bancos de la Zona euro. Esta revisión es la que se realizará en marzo de 2014, por lo que el Banco de España puede anticiparse en el último trimestre de este año para dar tiempo a conseguir capital a los que están más ajustados. Los bancos siguen bajo la lupa.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Íñigo de Barrón
Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_