Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banco de mayoría estatal BMN rechaza quitar las ‘cláusulas suelo’

La entidad considera que la sentencia del Supremo no le afecta

El Banco Mare Nostrum (BMN), controlado en un 65% por el Estado tras la inyección de 1.645 millones en ayudas públicas, ha concluido que no le afecta la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 9 de mayo que anulaba las cláusulas suelo de las hipotecas que no se hubieran comercializado con total transparencia.

Las cláusulas suelo imponen al prestatario un tipo de interés mínimo a pagar al banco, aunque el euríbor u otro tipo de referencia caiga por debajo. La sentencia del Supremo condenó a BBVA, NCG Banco y Cajamar a retirar las cláusulas examinadas. “BMN no está entre estas entidades y viene comercializando con diferentes modelos contractuales que cumplen los criterios marcados por la regulación”, señala la entidad en un folleto registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

A 30 de junio pasado, aproximadamente el 27% del total de la cartera crediticia de BMN estaba compuesta por préstamos y créditos a tipo de interés variable con cláusulas suelo. “Después de evaluar las cláusulas suelo de BMN en el contexto de los trabajos realizados para contestar a la carta del Banco de España de 25 de junio de 2013, se puede concluir que las cláusulas referidas existentes en la cartera de préstamos hipotecarios vivos de BMN no pueden considerarse afectadas por la sentencia del Tribunal Supremo”, dice BMN, que señala que, con carácter general, fueron concertadas conforme a las normas del Banco de España “y además negociadas individualmente con cada uno de los clientes”.

BMN es el fruto de la fusión de Cajamurcia, Caja Granada, Sa Nostra y Caixa Penedès. Luis de Guindos, que ha insistido en que las entidades apliquen la sentencia del Supremo, fue consejero de la entidad antes de ser nombrado ministro de Economía. “La sentencia del Supremo está para cumplirse, las sentencias generan jurisprudencia”, afirmó Guindos en Santander el 18 de junio. “Hemos pedido al Banco de España que preste una especial atención a la vigilancia del cumplimiento de la sentencia del Supremo sobre las cláusulas suelo en las hipotecas”, anunció ese día.

El Banco de España cogió el guante y el 25 de junio pidió a las entidades revisar la adecuación de las cláusulas suelo a los criterios de la sentencia. Les dio de plazo hasta el pasado 31 de julio para comunicar sus conclusiones y el impacto que pudiera tener sobre sus resultados la eliminación de las citadas cláusulas cuando fuera procedente o necesaria.

Ninguna entidad al margen de las tres de la sentencia ha admitido por ahora que sus cláusulas suelo no fueran completamente transparentes.