Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander gana un 29% más hasta junio pero con los márgenes a la baja

La caída de los ingresos se compensa con la reducción de las provisiones

La entidad gana 2.255 millones en seis meses, casi lo mismo que en 2012

El nuevo consejero delegado, Javier Marín.
El nuevo consejero delegado, Javier Marín.

Sustituir a un banquero como Alfredo Sáenz, que lo ha sido todo en la banca española y que se ha retirado con 32 años de experiencia —de los que 19 los ha pasado en el Santander—, no es tarea fácil. Quizá por eso, Javier Marín (Madrid, 1966), ha preferido estrenarse como consejero delegado marcando su propio camino con una presentación de resultados más centrada en los datos y menos en las grandes estrategias. La palabra más repetida este martes ha sido “cliente” como eje del crecimiento de la política comercial.

El propio Marín ha dicho que tras la época de Sáenz no se deben esperar grandes cambios y ha agradecido a su antecesor “sus consejos personales y profesionales que todavía me ofrece, porque nos vemos con asiduidad”.

El consejero delegado del Santander ha presentado una cuenta de resultados que era mejor por abajo que por arriba. El grupo ganó 2.255 millones, un 28,9% más hasta junio, casi igual que en todo 2012, gracias a que no han realizado una dotación extraordinaria de 1.304 millones, como ocurrió en el segundo trimestre de 2012.

El grupo sigue sufriendo por el parón de España, Brasil y Reino Unido

No obstante, Marín ha dicho que los 2.255 millones representan la “normalización del beneficio del banco”. “Estamos cómodos con ellos y listos para crecer. Entramos en una etapa de robustecimiento de la franquicia con la búsqueda de clientes más vinculados y el fortalecimiento del capital y la liquidez”, ha añadido. Estas palabras, en línea con las que el presidente Emilio Botín ha expresado a través de una nota, sitúan el resultado del grupo cerca de los 5.000 millones en 2013, según los expertos. Con estos datos, “no cambiará la política de dividendos de 0,60 euros anuales”, ha asegurado Marín. No obstante, todos los márgenes de la cuenta de resultados han descendido entre un 8% y un 23%. Las razones son la caída de ingresos por los bajos tipos de interés que están viviendo al mismo tiempo los países que son motores del grupo: España, el Reino Unido y Brasil.

Marín ha justificado su optimismo por una próxima subida de los ingresos por el alza de tipos (en algunas zonas), la mejora de las principales economías donde está el grupo, los costes estables y, sobre todo, en la caída de las provisiones en 2013. La evolución de la morosidad, sobre todo en España y en Brasil, marcará la cuenta del grupo porque ha sido el mayor lastre hasta ahora.

Hasta ahora, los beneficios de las grandes divisiones siguen sufriendo: España (-27,3%); Santander Consumer (-1,2%); Reino Unido (-9,2%); Brasil (-19,4%) y México (-20,3%).

Además de la situación internacional, la atención estaba fijada en España. Javier Marín ha afirmado que el crédito volverá a crecer en 2014 en España, y sobre todo, en el Santander. Para 2014 el grupo espera que el PIB español crezca más del 0,9%. Sin embargo, el Santander ha frenado más el crédito hasta junio que hasta marzo.

Ha reclasificado como morosos 2.000 millones de las hipotecas

El grupo ha dejado claro que quiere cambiar esta tendencia. “Nos gustaría crecer más en créditos en España”. El banco tiene 23.000 millones más en depósitos que en créditos, tras haber ganado 2,7 puntos porcentuales en cuota de marcado en los últimos 18 meses en recursos de clientes. “Esta situación, teniendo en cuenta los tipos de interés, no nos beneficia porque nos impide crecer. Pondremos énfasis en elevar los préstamos, siempre con prudencia”. El Santander tiene una cuota del 17% en depósitos y del 13,5% en créditos. Pese al descenso en préstamos, José Antonio Álvarez, director general financiero, ha señalado que la entidad empezaba a mantener cuota en créditos.

El Santander ha reclasificado como morosos 2.000 millones procedentes de la moratoria hipotecaria, un programa por el que se han modificado las condiciones a 24.000 familias con problemas para pagar. Estos 2.000 millones eran subestándar, con provisiones de 340 millones. Además, quedan 1.000 millones más de moratoria hipotecaria que siguen siendo subestándar con otros 200 millones de provisiones.

El exceso de depósitos hace que el Santander sea el que tenga mejor situación para crecer en créditos, pero no quiere volver a confundirse, como ocurrió con la falsa recuperación de 2011. Para los analistas, este exceso de prudencia refleja las dudas sobre la llegada de la recuperación, es decir, cuándo van a dejar de crecer la morosidad. Ahora esa tasa ha escalado hasta el 5,75% en España, frente al 5,18% del grupo.

Marín ha admitido que estudiarán la compra de Catalunya Banc y Novagalicia pero “estamos centrados en hacer bien la integración con Banesto”. Ha terminado su presentación con optimismo su presentación y parecía convencido de que guiará una etapa alcista en el grupo tras el túnel de los últimos cuatro años en que vivió Sáenz.