Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y China zanjan con un pacto su disputa sobre paneles solares

Bruselas y Pekín acuerdan un precio mínimo de 56 céntimos por vatio para la importación de paneles desde el país asiático a Europa

Un grupo de trabajadores chinos limpia unos paneles solares en Hebei, China.
Un grupo de trabajadores chinos limpia unos paneles solares en Hebei, China. EFE

La Unión Europea (UE) y China han zanjado su disputa por sobre los paneles solares fabricados en el país asiático. Ambas partes han llegado a un acuerdo que acaba con la batalla comercial que abrió hace semanas Bruselas cuando decidió imponer aranceles crecientes a los paneles importados desde China.

Según el comunicado del comisario de Comercio de la UE, Karel de Gucht, el pacto consiste en que el precio mínimo de los panes importados será de 56 céntimos por vatio a partir del 6 de agosto. Además, se limitarán las importaciones a un rendimiento aproximado de 7 gigavatios por año. Para las empresas chinas que cumplan esas condiciones no habrá aranceles, las que no tendrán que afrontar tasas que se sitúan entre el 37,2% y el 67,9%. De Gucht habla de una "solución amistosa".

La disputa entre la UE y China no tenía precedentes hasta ahora por el volumen de las importaciones de paneles a Europa, 21.000 millones de euros al año, según los datos de 2011.

La UE acusaba a los fabricantes de paneles solares chinos de dumping, alegando que con el apoyo estatal hacía que los chinos pudieran vender sus productos por debajo del valor de producción. Además, consideraban que debido a la competencia a bajo precio de China estaban en peligro 25.000 puestos de trabajo en el sector solar europeo.

"Confiamos en que estas obligaciones de precio estabilicen el mercado europeo paneles solares y reparen los daños causados a la industria europea debido a las prácticas de dumping", dijo de Gucht. El compromiso llevará "a un nuevo equilibrio en el mercado europeo de los paneles solares y a precios estables".