Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P advierte de que la reforma energética será un “duro golpe” a las renovables

La agencia considera que los cambios reducen la estabilidad en el sistema de remuneración

Un hombre observa unos molinos de viento.
Un hombre observa unos molinos de viento. EFE

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's considera que las medidas incluidas en la reforma energética, entre las que figura una nueva metodología de retribución para el régimen especial, será un "duro golpe al sector de las renovables". Pese a la dificultad para determinar con detalle el impacto de las medidas sobre esta actividad, la agencia considera que los cambios planteados "podrían tener un efecto significativamente adverso” sobre el sector de las renovables, del que recuerda que viene de registrar un “rápido crecimiento”.

La reforma ha recibido duras críticas no solo desde el sector, ya que hasta segmentos de actividad más alejados como la siderurgia o, tal y como ha ocurrido este viernes, las cementeras.

"Somos de la opinión de que las medidas suponen una completa revisión del sistema que remunera a los productores de renovables", indica. Así, S&P considera que el nuevo mecanismo, en el que las renovables cobrarán el precio de mercado y recibirán un pago complementario que garantice una rentabilidad del 7,5% con respecto al coste de inversión, ofrece "un mayor grado de discrecionalidad al Gobierno a la hora de determinar la remuneración".

Por este motivo, la reforma "reduce la visibilidad y predictibilidad en el flujo de caja de los productores de renovables", lo que ya es de por sí "negativo" para su nota de calidad crediticia, especialmente en proyectos en los que S&P analiza la capacidad de cobertura de los servicios de la deuda.

Además, añade que el cambio contiene efectos "retroactivos" en la medida en que afectarán a los proyectos existentes en operación. "En un primer vistazo, nos parece que los proyectos y tecnologías más antiguos van a resultar más dañados, ya que muchos de ellos ya han alcanzado e incluso superado el nivel de rentabilidad razonable, por lo que podrían dejar de recibir apoyo financiero por parte del Gobierno", señala.

S&P indica que, hasta que el Gobierno no detalle los costes estándar de los proyectos, no es posible realizar una valoración "clara", si bien es consciente de que el sector fotovoltaico ya prevé un recorte de ingresos que puede alcanzar el 40%, o de que alguna planta de cogeneración se puede ver forzada a parar.

Más información