Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un incendio en un Dreamliner de Boeing obliga a cerrar unas horas Heathrow

No había pasajeros en la aeronave, que estaba aparcada

Se trata del mismo modelo que tuvo problemas con sus baterías y estuvo meses sin poder volar

Las acciones del fabricante caen un 4,7%, al cierre de la bolsa de Nueva York

REUTERS LIVE!

Más problemas para el B787 Dreamliner. El nuevo avión de Boeing vuelve a ser protagonista de un incendio, que ha obligado a cerrar unas horas el aeropuerto londinense de Heathrow, cuando hace poco más de dos meses desde que se levantó la prohibición de vuelo impuesta por los reguladores de la aviación civil a este modelo tras los problemas con sus baterías. En este caso se trata de una aeronave operada por Ethiopian Airlines, que se encontraba aparcada. El aeropuerto ha reabierto sus operaciones poco después de las siete de la tarde (hora peninsular española), unas dos horas después de que se comenzaran a ver afectadas las operaciones en las instalaciones. Un portavoz ha asegurado que no había pasajeros a bordo.

Las causas del incendio no se conocen todavía. El incendio ha ocurrido dentro del avión y podría estar relacionado con causas que nada tengan que ver con las baterías. Boeing se limitó a decir que el personal en Londres trata ahora de entender el problema. El avión protagonista del incidente, que estaba aparcado, lleva el nuevo sistema de baterías aprobado por la autoridad de la aviación en EE UU. Lo irónico es que Ethiopian Airlines fue la primera compañía que recuperó los vuelos del Dreamliner tras los cerca de 100 días que estos aviones estuvieron sin volar mientras los investigadores traban de averiguar qué había provocado incidentes en las baterías del modelo en pleno vuelo.

El incendio de este viernes tiene lugar, además, se ha dejado notar con fuerza en las Bolsas, y llega con la cotización de Boeing en máximos históricos. De golpe, el valor de la acción cayó un 4,69%, al cierre de Wall Street. También sufrieron las compañías que participan en la fabricación de los sistemas del Dreamliner.

La prohibición de vuelo acabó el 26 de abril, cuando la Federal Aviation Administration autorizó a United Airlines a retomar el servicio con el B787. Medio centenar de aviones se quedaron en tierra en todo el mundo. Las más compañías afectadas fueron All Nippon Airways y Japan Airlines. British Airways acaba de recibir hace unos días el primero de estos aviones. Air Europa tiene un pedido.

Jim McNerney, el consejero delegado de Boeing, insistió tras los dos primeros incidentes que llevaron a la prohibición de vuelo que el problema de las baterías era algo subsanable y explicó que la solución que aportaron desde la compañía era amplia, porque cubría todo el sistema. La investigación de los incendios no determinó una causa específica de los mismo tras tres meses de trabajo.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA por sus siglas en inglés) ha asegurado, por su parte, que todavía es demasiado pronto para decidir si los Dreamliner deben permanecer en tierra tras el incidente. "El personal de Boeing llevará a cabo una investigación que seguiremos muy de cerca para tomar una decisión", indicó un portavoz de la agencia europea.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >