Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moody’s hunde aún más a Bankia, Novagalicia y Catalunya Banc

La agencia de calificación rebaja dos escalones a las entidades nacionalizadas con el argumento de que les resultaría difícil recurrir a más dinero público

La agencia Moody's ha rebajado este martes su valoración a las entidades nacionalizadas Bankia, Novagalicia y Catalunya Banc, cuyas calificaciones hunde aún más en el "bono basura" con el argumento de que si necesitan más dinero público, será más difícil conseguirlo.

Justo un día después de que el FROB anunciara que retoma los trámites para intentar vender lo antes posible Novagalicia y Catalunya Banc, Moody's ha anunciado en un comunicado al filo de las once de la noche las rebajas de las calificaciones.

En concreto, la agencia ha degradado dos escalones la deuda a largo plazo de Bankia, de Ba2 hasta B1, y en la misma proporción las notas de Novagalicia y Catalunya Banc, que pasan de B1 a B3, al tiempo que mantiene la perspectiva negativa sobre las tres entidades.

La agencia ha explicado que les baja un escalón porque es "probable" que España se vea cada vez más limitada para prestarles apoyo, y un segundo peldaño por las dudas sobre el futuro de cada una de estas instituciones.

Sin embargo, llama la atención la rebaja de Moody's especialmente en el caso de Bankia si se tiene en cuenta que recientemente su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, aseguró ante los accionistas de la entidad que el grupo no necesitará más dinero y mantiene su objetivo de ganar 800 millones este año.

Pero Moody's no se ha quedado ahí y también ha rebajado dos escalones la nota de la matriz del grupo, BFA, de B2 hasta Caa1. La firma de calificación dice que ha tenido en cuenta las ventajas del "amplio" apoyo público recibido por las tres entidades, desde el traspaso de activos tóxicos a Sareb -el "banco malo"-, hasta la inyección millonaria de fondos europeos o la quita a las preferentes, pero insiste en que son "vulnerables" en la actual coyuntura.

La agencia sigue siendo pesimista sobre España y no cree que la economía vaya a salir de la recesión hasta principios del próximo año, después de tocar fondo a finales de 2013, lo que se traducirá en un mayor deterioro de los activos bancarios.

A eso hay que unir que, por ejemplo en el caso de Bankia, Moody's cree que la rentabilidad seguirá siendo "moderada" y eso le impedirá tener capacidad para generar capital por sí misma, además de que su plan de viabilidad es un "reto" pues debe reducir significativamente su red de sucursales y su plantilla.

El éxito de este plan depende de la capacidad de Bankia para mejorar la rentabilidad de su cartera de préstamos para pymes, que mantiene su prima de riesgo en niveles bajos y lograr importantes ganancias en eficiencia de costes como consecuencia de la reducción prevista de un 26%. Y dado que España continúa en recesión y se prevé un crecimiento económico débil en 2014, Moody's cree que los riesgos de ejecución del plan de Bankia son "considerables". Además, su morosidad ronda el 13%, por encima de la media del sector, y en su balance las refinanciaciones tienen un peso importante sobre el total de crédito.

Las perspectivas sobre Novagalicia y Catalunya Banc no son mejores, porque igualmente se enfrentan a un escenario de debilidad económica con unas tasas de morosidad que a cierre de marzo primera rondaba el 15% en el caso del grupo gallego, y el 17,4% en el catalán.