Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO cree que fue un error participar en el comité de expertos sobre las pensiones

La Comisión Ejecutiva Confederal señala "con rotundidad" que en el informe realizado por los '12 sabios', "no está recogida la posición del sindicato" y se desmarca de Miguel Ángel García

El apoyo que Miguel Ángel García, jefe del gabinete económico de CC OO, dio al informe del grupo de expertos sobre la próxima reforma de pensiones ha supuesto un grave problema interno en el sindicato. A la vista de esto, la organización dirigida por Ignacio Fernández Toxo hizo este martes una clara autocrítica : “La dirección confederal asume que cometió un error al haber aceptado la participación de una persona asociada al sindicato en una comisión profundamente desequilibrada [en referencia a la presencia de varios técnicos vinculados al sector asegurador]”. No obstante, en el mismo comunicado, la dirección del sindicato defiende el trabajo de García en esa comisión por contribuir a frenar las propuestas de reforma más radicales y vuelve a desvincularse del informe porque “no está recogida la posición del sindicato”.

El informe de los expertos no recoge la posición de CC OO sobre el futuro de las pensiones y en ningún caso nos sentimos vinculados"

La cúpula de CC OO tenía prevista una reunión este martes. En la víspera trascendió que varios miembros de gabinete técnico del sindicato criticaban la posición de García y a la dirección porque consideraban que hasta el momento habían tenido una “respuesta tibia”. A ellos se sumó el sector crítico, que dice representar al 20% del sindicato y está representado en la cúpula por Pedro Linares. Viendo esto, Fernández Toxo convocó de forma extraordinaria a los secretarios generales territoriales y sectoriales para tratar el tema y al final de ambas reuniones se emitió un inusual comunicado conjunto de la Comisión Ejecutiva Confederal y el conjunto de secretarios generales.

En ambos encuentros, el líder de CC OO dijo que había cometido “un error” por permitir que alguien vinculado al sindicato participara en la comisión que ha acabado proponiendo el factor de sostenibilidad, el principal objetivo de la siguiente reforma de pensiones, como un doble mecanismo de ajuste en el gasto de pensiones, y se volvió a desmarcar del resultado final. “En este informe no está recogida la posición del sindicato y, en consecuencia, no nos sentimos reflejados ni vinculados a él”, afirma el comunicado.

La dirección del sindicato también se distancia de García cuando defiende que “la reforma de pensiones no es necesaria”. Y defiende los plazos previstos para la definición del factor de sostenibilidad y entrada en vigor, 2027 y 2032, respectivamente. En su voto particular, García se decanta porque sea 2019 (no 2014, como la mayoría del grupo de expertos).

Tras el comunicado emitido por la cúpula, el representante del sector crítico en la ejecutiva, Pedro Linares, que había pedido la descalificación pública de García ante el “daño que se ha hecho al sindicato” se mostró moderadamente satisfecho con la solución dada a esta crisis, si bien siguió cuestionando que alguien que tiene posiciones “tan diferentes sea una pieza fundamental en la asesoría del sindicato”. También había satisfacción entre los miembros de gabinete técnico que protestaron ante la dirección.

No obstante, el secretario general defendió el papel que ha jugado el jefe del gabinete económico en el grupo porque “su participación ha permitido que se abandonase la idea inicial de cambiar sustancialmente la naturaleza de nuestro sistema”. Un ejemplo de esto es lo que sucedió en la comisión al comenzar sus trabajos el 25 de abril. Ese día varios de sus componentes presentaron un documento con una propuesta que suponía un cambio radical de la Seguridad Social. Querían que el sistema de pensiones mutara en uno similar al sueco, en el que los jubilados vienen a cobrar durante el retiro lo que han cotizado más unos rendimientos ficticios. García y, al menos, otros dos expertos (Santos Ruesga y José Luis Tortuero, los propuestos por el PSOE) se opusieron.

La contundencia con la que ayer CC OO se desmarcó del informe final del comité ratificó el pronóstico sobre la sintonía que mantendría este sindicato con UGT en la reforma de pensiones. Horas antes, el número dos de esta central, Toni Ferrer, se había mostrado seguro de que ambos sindicatos irían de la mano.