Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alierta: “Mientras Urdangarín ha estado en Telefónica, ha sido muy positivo”

Achaca la caída de la cotización a la penalización por “estar la sede fiscal en Madrid”

Defiende las reformas del Gobierno como base para la recuperación económica

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha defendido la gestión profesional del duque de Palma, Iñaki Urdangarín, como directivo de la compañía, que abandonó a finales del año pasado. "Mientras don Iñaki Urdangarín ha sido empleado de Telefónica, su comportamiento y su labor han sido muy positivas. Y eso es lo que yo sé y lo que afirmo aquí delante de todo el mundo", ha dicho Alierta en la Junta General de Accionistas, celebrada hoy en Madrid.

El yerno del Rey comunicó a finales de agosto de 2012 que había pedido una "excedencia temporal" en Telefónica, con la suspensión de su contrato, poniendo fin a sus tareas ejecutivas en la operadora, donde había ocupado el puesto de delegado de la empresa en EE UU. Posteriormente, dimitió como consejero de Telefónica Brasil y de Telefónica Internacional (TISA), poniendo fin a su relación laboral con la multinacional.

Alierta respondía así a varias preguntas de accionistas que se quejaban de la contratación del Duque de Palma y de ex políticos como Rodrigo Rato, Javier de Paz o Narcís Serra.

También respondiendo a las críticas de algunos accionistas que intervinieron en la Junta, Alierta defendió las indemnizaciones millonarias que recibieron altos ejecutivos de la compañía en 2012. “Si tuviéramos la sede en California aplaudirían en lugar de abuchear. Y es que a todas las compañías les gustaría que estuvieran en su nómina porque son los mejores ejecutivos del mundo y eso no es fácil”.

El ex consejero delegado de Telefónica, Julio Linares, recibió una indemnización de 24,75 millones de euros, mientras que el ex secretario general técnico de presidencia de Telefónica, Luis Abril, y el exresponsable del área de auditorías, Calixto Ríos, percibieron una indemnización conjunta de 10,89 millones.

El secretario de la Junta no concretó al final de la misma, el resultado de la votación del punto número nueve del orden del día referido al informe de retribuciones del consejo de administración, limitándose a señalar que había sido aprobado “por una amplia mayoría”. La remuneración total de los consejeros de Telefónica en 2012, incluyendo los salarios fijos y variables de los consejeros ejecutivos, se situó en 50,2 millones (25,8 millones si se descuenta la partida no recurrente del pago por indemnización a Julio Linares).

Evolución de la acción

Alierta reconoció que la evolución de la acción en 2012 fue negativa, con una caída del 23,9%, pero achacó este mal comportamiento al “negativo desarrollo de los principales mercados europeos de deuda” y “al incremento en las primas de riesgo de los países del sur de Europa, y, sobre todo, “a tener la sede fiscal en Madrid”, lo que ha sido penalizado por los inversores. No obstante, indicó que los fundamentales de la compañía son “magníficos” y se reflejarán en la cotización, y desveló que ha invertido más en acciones de Telefónica que todo lo que ha ganado en la compañía en los treces años que lleva al frente de ella.

El máximo directivo de Telefónica señaló que los ajustes llevados a cabo en 2012 han permitido retomar la remuneración al accionista en 2013, distribuyendo un dividendo en efectivo de 0,75 euros por acción, en dos tramos (0,35 euros en noviembre de 2013 y 0,40 euros por acción en el segundo trimestre de 2014.

Economía española

El presidente de Telefónica, que también preside el Consejo Empresarial de la Competitividad, agrupación de las 16 mayores empresas españolas, se mostró muy optimista sobre la próxima evolución de la economía. “Estoy convencido de que la economía española ha entrado en una nueva fase cuyos resultados comenzará a ser visibles en la segunda mitad de 2013 y, de forma más evidente, en 2014”. Alierta alabó la “agenda reformista” del Gobierno, “que sienta las bases para un crecimiento sólido en el futuro cercano”. A su juicio, la situación económica es mucho mejor que las expectativas que tienen de ella los ciudadanos.

En su discurso entregado a los accionistas, que no fue leído como ya es tradicional, Alierta presumió de que Telefónica redujo en 2012 en más de 5.000 millones su deuda, siendo “la empresa que más deuda ha recortado de todas las compañías de telecomunicaciones a nivel mundial en 2012”. La compañía cerró el ejercicio pasado con una deuda financiera de 51.259 millones de euros, aunque en el primer trimestre ésta volvió a crecer en 550 millones por la compra de espectro y la devaluación del bolívar boliviano.

El presidente de la operadora indicó que continuará el proceso de desapalancamiento con la venta de activos como la llevada a cabo recientemente en Reino Unido y Centroamérica para conseguir el objetivo de reciente de activos fijos que alcanzar los 47.000 millones de euros a finales de 2013.

Alierta tuvo una dura réplica a los representantes sindicales que intervinieron en la junta y que pidieron la readmisión dos trabjadores despedidos por absentismo. “Algo habrán hecho esas dos personas porque en diez años solo hemos echado a esas dos personas por absentismo” pese a que la plantilla se ha reducido a la mitad. En este sentido, señaló que los expedientes de regulación de empleo “voluntarios y universales” que ha acometido Telefónica ha tenido un coste tres veces superior que si lo hubieran acometido en Alemania, cuatro veces en Gran Bretaña, y 300 veces más que en Cuba que parece que es su modelo de relaciones sindicales”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >