Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FROB prepara el relevo de Adolf Todó al frente de CatalunyaBanc

El organismo ofrece el cargo a Carlos Pla, que ha pilotado la gestión de CajaSur

Adolf Todó, actual presidente de Catalunya Banc
Adolf Todó, actual presidente de Catalunya Banc

Tras el fracaso de la segunda subasta de CatalunyaBanc, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha pisado el acelerador para cambiar su actual equipo gestor. El organismo está ultimando el relevo de Adolf Todó al frente de la antigua caja catalana ante la perspectiva de que, lejos de remontar, esta pueda seguir perdiendo valor. Según han confirmado fuentes del sector, el FROB ofreció el mando de CatalunyaBanc a Carlos Pla, que hasta el pasado mes de abril presidía CajaSur. El cambio se podría anunciar en cuestión de días, según convinieron varias fuentes consultadas. El FROB también está estudiando realizar más adelante cambios en el equipo gestor de Novagalicia.

El relevo de la cúpula de CatalunyaBanc obedece a que el organismo que dirige Antonio Carrascosa quiere dar un vuelco a la gestión la entidad para luego venderla, según publicó el jueves La Vanguardia. A pesar de que Bruselas dio tiempo hasta finales de 2016 para privatizar las entidades catalana y gallega, el FROB tiene en sus manos un informe de la consultora McKinsey que concluye que ambas seguirán depreciándose con el tiempo. Fuentes del sector aseguraron, sin embargo, que la prioridad ahora es reestructurar el banco y que la venta se producirá cuando mejoren las condiciones del mercado.

El FROB considera que es necesario un cambio de gestores para llevar a cabo la reestructuración, cuyo asesoramiento ya ha sido encargado a la banca de inversión Nomura. La persona a quien han ofrecido el cargo de Todó es Carlos Pla, un tarraconense que fue ejecutivo de BBVA y, hasta abril, presidente de CajaSur. Pla, cercano a José Ignacio Goirigolzarri —con quien coincidió en BBVA—, es especialista en el saneamiento de entidades financieras. Una portavoz del FROB declinó realizar cualquier comentario sobre esos cambios que, según fuentes consultadas, además de a Todó podrían afectar más adelante al consejero delegado de la entidad, Jaume Masana, aunque esa decisión no está cerrada. Desde CatalunyaBanc también rehusaron hacer valoración alguna. El Departamento de Economía y Conocimiento de la Generalitat, que dirige Andreu Mas-Colell, sostuvo que “hasta ahora” no han sido informados de ningún relevo en la entidad. “No creemos que el problema principal de CatalunyaBanc sea el equipo gestor, sino la crisis y la necesidad de rescate público”, afirmaron en la consejería. La Generalitat siempre trató de alentar una “solución catalana” que pasara por la compra de la entidad por parte de Banco Sabadell. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, dijo incluso que el Ejecutivo catalán hubiera asumido la antigua caja si las finanzas autonómicas se hallaran en mejores condiciones.

La entidad catalana, sin embargo, ha requerido que le bombeen dinero de los contribuyentes por 12.050 millones de euros. El año pasado cerró con unas pérdidas de 11.856 millones después de traspasar al banco malo activos problemáticos por valor de 16.496 millones de euros. La entidad debe ahora vender 316 oficinas ubicadas en Madrid y la Comunidad Valenciana.