Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno despeja el camino para que Alfredo Sáenz siga en el Santander

Luz verde a la norma que deja ejercer a los banqueros con antecedentes penales

Los directivos deben demostrar su honorabilidad

El Banco de España reabrirá el proceso de Sáenz tras asumirse esta nueva norma europea

La vicepresidenta del Gobierno junto al ministro de Hacienda e Interior.
La vicepresidenta del Gobierno junto al ministro de Hacienda e Interior.

El Gobierno aprobó este viernes el decreto que permitirá que los banqueros con antecedentes penales puedan seguir ejerciendo. El Ejecutivo incorporó al marco jurídico español las recomendaciones de la Autoridad Bancaria Europea, lo que supone otorgar al Banco de España el poder de decidir qué banqueros son adecuados pese a estar condenados por delitos dolosos o estar investigados por delitos económicos.

Con la asunción de esta normativa, se despeja el camino para que Alfredo Sáenz, vicepresidente y consejero delegado del Santander, continúe en la entidad. Este ejecutivo fue condenado a tres meses de arresto por un delito de acusación falsa cuando presidía Banesto. Posteriormente fue indultado por el Gobierno de Zapatero y el 20 de febrero, el Tribunal Supremo anuló parcialmente el indulto concedido, manteniendo los antecedentes penales.

El 5 de marzo pasado, el Banco de España inició “los trámites necesarios para analizar si inhabilita a Alfredo Sáenz”. Se abrió el proceso de audiencia para escuchar a las partes. El consejero delegado ha realizado una profunda defensa de su inocencia y ha pedido la nulidad de la sentencia del Tribunal Supremo.

Según fuentes del mercado, la asunción de la normativa europea obligará a reabrir el caso. En la comisión ejecutiva del Banco de España, que se celebra el martes próximo, se espera que se debata este tema y se acuerde la nueva apertura del proceso, que incluye los 15 días de plazo de alegaciones para Sáenz. Con esta nueva situación, la solución final para Sáenz se pospondrá hasta mediados de mayo. El supervisor podrá asesorarse con una comisión de expertos creada al efecto.

La honorabilidad se demuestra con "una conducta personal, comercial y profesional que no arroje dudas sobre su capacidad para desempeñar una diligente y prudente gestión de la entidad"

El asunto es máxima relevancia para la banca y con posibles consecuencias en la economía por lo que no se descarta que el asunto se debata al más altos nivel político. Emilio Botín, presidente del Santander, ha dado a entender que Sáenz seguirá en el cargo. Según fuentes del Ministerio de Economía, será el Banco de España el que decida el futuro de Sáenz. “No se puede prejuzgar que el decreto aprobado vaya a beneficiar o no al banquero. No se legisla sobre un caso concreto”.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo tras el Consejo de Ministros que podrán seguir ejerciendo los directivos que conserven “su honorabilidad”. Precisamente en esta cuestión ha sido una en la que ha habido cambios durante el proceso. La nueva norma modifica la definición de honorabilidad. Según la redacción prevista, “concurre honorabilidad comercial y profesional en quienes hayan venido mostrando una conducta personal, comercial y profesional que no arroje dudas sobre su capacidad para desempeñar una diligente y prudente gestión de la entidad”, señalaba el proyecto. Según ha añadido Economía, ahora se valorará también “la formación de carácter teórico, en particular en banca y servicios financieros”. La honorabilidad se demuestra con “una conducta personal, comercial y profesional que no arroje dudas sobre su capacidad para desempeñar una diligente y prudente gestión de la entidad”, dice ahora el texto.

Para realizar la nueva valoración, se tendrá en cuenta: “La trayectoria del consejero, directivo o empleado en su relación con las autoridades de regulación y supervisión; las razones por las que pudiera haber sido despedido o cesado; su historial de solvencia y cumplimiento de sus obligaciones o los resultados obtenidos en el desempeño de sus responsabilidades”.

Además, también se valorará si la condena es por de delitos dolosos “o si los hechos que motivaron la condena o sanción se realizaron en provecho propio o en perjuicio de los intereses de terceros cuya administración o gestión de negocios le hubiese sido confiada”. También influirá el tiempo transcurrido desde el delito, la “conducta posterior” y la reiteración de condenas, factores que ayudan a la exculpación de Sáenz.