La Reserva Federal de EE UU mantiene la intensidad del estímulo económico

La actual política monetaria se prolongará probablemente hasta 2015, cuando baje el paro

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke
El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben BernankeEFE

Wall Street está de fiesta, tras recuperar hace dos semanas todo lo perdido durante la crisis y registrar el mejor primer trimestre en 15 años. Pero la Reserva Federal (Fed) no es partidaria aún de retirar el ponche, ni de aguarlo. El banco central de EE UU decidió mantener el ritmo de los estímulos, lo que en la práctica se traduce a tipos cerca del 0% y a imprimir 85.000 millones de dólares al mes para poder comprar deuda pública e hipotecaria.

El impasse que sufre la negociación fiscal entre el Congreso y la Casa Blanca y la recurrente crisis en Europa, ahora por los problemas del sector bancario en Chipre, no dan a la institución que preside Ben Bernanke una alternativa mucho mejor. Además, volvió a dejar claro en su comunicado que solo habrá un cambio de estrategia tengan evidencias claras de que la economía y el mercado laboral pueden empezar a sostenerse por si solas.

Más información
Estados Unidos estimulará la economía hasta que el paro baje del 6,5%
Estados Unidos registra el mejor dato de paro desde diciembre de 2008
Bernanke defiende la nueva ronda de estímulos en plena oleada de críticas

El dato de empleo de febrero fue alentador, como el de las ventas en el comercio y los de vivienda. Pero la pregunta que se sigue haciendo la Fed es si la caída del desempleo es real. El paro bajó al 7,7% el mes pasado gracia a que se ocuparon 236.000 nuevos puestos de trabajo. El problema es que gran parte de la mejora en el desempleo se debe también a que cae en la tasa de participación, que está al nivel más bajo en tres décadas.

Ben Bernanke, presidente de la Fed, confirmó en una rueda de prensa que en la reunión se discutieron los riesgos de la actual política. "Son manejables", aseguró. Insiste en que el objetivo antes de retirar los estímulos es llegar a una tasa de parp del 6,5% al 2,5% de inflación. Esto, añadió son las "indicaciones", no el "gatillo" de la acción monetaria. 

Un 2,5% de crecimiento en 2013

La previsión de la Fed es que la economía de EE UU crezca un 2,5% este año y que repunte al 3,15% en 2014 y al 3,3% en 2015. El paro, de acuerdo con la última proyección, no bajará del 7% hasta entrado 2014. El banco central utiliza como guía para modular su estímulo una tasa de desempleo del 6,5%, que se logrará en 2015. En cuanto a la inflación, habla de que las perspectivas son estables y estará por debajo del 2,5% de referencia.

Los tipos de interés están estancados entre el 0% y el 0,25% desde diciembre de 2008. Desde entonces procedió a tres rondas de estímulos por la vía no convencional, que dispararon los activos que tiene en balance a 3,16 billones. Al ritmo actual de la compra bonos, llegará a los cuatro billones antes de que acabe el año. Bernanke insiste que puede desmontarlo sin crear tensión en el mercado y garantiza que comunicará cualquier movimiento.

Aunque la incertidumbre sigue dominando, eso no impide que los miembros de la Fed mantengan un debate sobre los próximos pasos a adoptar. De hecho, para esta reunión se esperaba que marcara el inicio de la discusión a futuro. Lo que está por ver es cómo el recorte del gasto público en EE UU y ahora la crisis financiera en Chipre puede afectar a la economía de aquí al verano, en una secuencia que lleva tres años repitiéndose.

La nota final de la Reserva Federal omite esta vez, sin embargo, cualquier referencia a los riesgos de las tensiones en los mercados financieros. Aunque Bernanke señaló que la situación en Chipre es "muy difícil" por el tamaño de su sistema bancario respecto al PIB, viendo el comportamiento de las bolsas considera que "el impacto no fue enorme" y no ve riesgos mayores para la economía de EE UU. Aún así, sigue de cerca la situación. Se mostró confiado con el trabajo del Eurogrupo para dar con una solución justa al problema.

En busca del impulso de la economía real

Las proyecciones de crecimiento reflejan una ligera revisión a la baja de una décima respecto a diciembre. Aun así, la Fed considera que la economía avanza a un ritmo “moderado” tras la “pausa” vista a final de 2012, cuando la expansión fue de un 0,1%. También señala para justificar su decisión que sigue habiendo “riesgos a la baja”. La estrategia de la Reserva Federal recibió el voto en contra de Elizabeth Duke, la presidenta de la Fed de Kansas City.

El acta de la última reunión del banco central mostró que cada vez hay más miembros que consideran que hay que empezar a retirar los estímulos más pronto que tarde. Ben Bernanke insiste que no quiere hacerlo antes de tiempo y lamentarlo después. La otra pregunta que ronda en el seno de la Fed y entre los analistas es si verdaderamente son efectivos. Para Wall Street sí. Pero no está tan claro para la economía real, donde la fiesta aún no empezó.

De momento, no hay una respuesta clara y parece claro que la acción de la Fed estará determinada, no solo por la marcha del empleo, también por el coste del operativo. Por si sirve de orientación para anticipar futuros movimientos o cambios de lenguaje, la encuesta interna de sus miembros revela que 13 miembros ve la política actual “apropiada” hasta 2015. A cuatro le gustaría un cambio ya en 2014 y uno este año.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS