Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Las noticias que me llegaban es que el auditor no tenía salvedades con Bankia”

El exgobernador dice que no había indicios de grandes problemas por las auditorías

Uno de los detonantes del estallido de la crisis de Bankia fue que la entidad no registró dentro de plazo unas cuentas anuales auditadas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El papel del auditor ha suscitado grandes dudas. La versión del exgobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, concuerda mucho con la de los consejeros de Bankia imputados en la causa. No tenía la impresión de que hubiera grandes problemas. Lo siguiente es parte de la declaración de Ordóñez, con preguntas y respuestas extraídas de diversos pasajes de las tres horas y media que duró:

Pregunta. ¿Sabe usted por qué el auditor se negó a avalar esas cuentas?

Respuesta. Las noticias que me llegaban de Supervisión es que el auditor no tenía ninguna salvedad con las cuentas de Bankia, que los problemas serios eran en BFA. Es lo único que sé.

P. ¿Desde cuándo sabía eso el Banco de España?

R. Los problemas que tiene el auditor con BFA son la valoración de Bankia y el tema de los créditos fiscales. Y esa es la información que recibe el banco como supervisor, hablando con Bankia y probablemente con el auditor. Esa es la información que, como testigo, le puedo dar.

P. ¿Cuándo surgen las dudas?

R. El auditor comienza a plantear una serie de problemas antes. Yo creo que a finales de marzo o por ahí. Más o menos lo que me transmiten a mí los servicios es que el auditor, en principio, lo que se entiende, aunque él lo dirá y es el que lo debe decir, es que sobre las cuentas de Bankia no tiene mayores problemas. Tiene un problema, dos problemas, con las cuentas de BFA. Y eso de alguna forma tranquiliza respecto a las cuentas de Bankia (...). Le voy a decir una cosa, en los 10 años que yo he estado, al final antes de presentar las cuentas es normal que el auditor y las entidades estén discutiendo. No es raro, ¿no? Lo normal es que lleguen a un acuerdo y se presenten las cuentas sin salvedades. ¿Cuál era la expectativa? Que eso pasara, ¿no? Cuando además parece que es el propio auditor el que da alguna solución, esta de la absorción inversa, que no es fácil de entender. ¿La sorpresa cuál es? Pues que no se produce lo que normalmente se producía. (...) Ahora, aquí, yo creo que el auditor o quien sea lo explicará.

P. ¿Puede precisar quién le daba esa información?

R. ¿Quién? No lo puedo decir. Pues sería o bien el director de Supervisión o bien el subgobernador. Ayer estuvo aquí. Supongo que le preguntaría de estas cosas.