Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ordóñez dice que perdió el control de Bankia por la intervención de Guindos

El exgobernador del Banco de España declara en la Audiencia Nacional

Asegura que no denunció la situación "por responsabilidad"

Señala que Rato “no era la persona adecuada" porque carecía de la experiencia suficente

Fernández Ordóñez llega a la Audiencia

Miguel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España hasta junio pasado, defendió este jueves su actuación en la crisis de Bankia durante las tres horas y media que duró su comparecencia en la Audiencia Nacional. Ordóñez argumentó que “perdió totalmente el control” en los últimos días de la crisis de Bankia (entre el 17 de abril y el 7 de mayo) por la intervención del ministro de Economía, Luis de Guindos, que cambió sobre la marcha las exigencias de capital.

El exgobernador dibujó una situación de casi imposible resolución. Ordóñez dijo que desde abril intentó cambiar a Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, que el Banco de España “no confiaba en él” porque “no era la persona adecuada ya que carecía de la experiencia bancaria suficiente”. Tampoco se fiaba de las aptitudes del ex consejero delegado, Francisco Verdú, “que fue presidente de un banquito”, en referencia a la Banca March. Intentó, según dijo ante el juez Fernando Andreu que investiga si hubo fraude en la salida a Bolsa de Bankia, convencer a Rato de que dejara el cargo ejecutivo para colocar a José Ignacio Goirigolzarri, que después fue designado por Economía.

Miguel Fernández Ordóñez admite que presionó a Bancaja para la fusión

Al mismo tiempo, según fuentes jurídicas consultadas, Ordóñez negociaba un plan de reestructuración de la entidad porque necesita gran cantidad de capital para hacer frente a sus inversiones en el ladrillo. El exgobernador le pidió a Rato que acelerara sus planes. Incluso le pidió un esfuerzo adicional en provisiones, pero no rechazó su plan “porque un banco central no puede hacerlo. Crearía un problema de confianza”. El plan final llegó el 4 de mayo “de manera informal” por lo que Ordóñez aseguró que no llegó a aprobarlo nunca. El 7 de mayo dimitió Rato. Ordóñez no lo supo con antelación, dijo.

Sin embargo, en el Congreso de los Diputados, en julio pasado, Ordóñez afirmó que el plan que Rato negoció con el regulador era más barato que el aprobado posteriormente por el Gobierno, que exigió 19.000 millones. El de Rato ascendía a 7.000 millones.

En medio de estas tensiones, llegó la brusca intervención de Guindos, dijo Ordóñez, y él se desentendió porque no fue consultado. Aseguró que no sabía lo que Economía exigió a Rato. Preguntado por esta pérdida de independencia en favor del poder político, respondió que “entre la independencia y la responsabilidad, opté por esta última”.

Gritos contra el exgobernador

Durante toda la declaración de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, alrededor de 300 afectados por las preferentes de Bankia se agolparon a las puertas de la Audiencia para increparle con gritos como “el Banco de España todo lo amaña”. También coreaban gritos contra PP y PSOE para recibir al exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Los manifestantes eran, en su mayoría afectados por la venta de preferentes de las siete cajas de ahorros que constituyeron Bankia

Consultó con los servicios jurídicos si esta intromisión era ilegal, pero un informe del secretario del consejo, Javier Priego, lo descartó “aunque no había precedentes de algo igual”.

Ordóñez se quejó de la falta de profesionalidad de los consejos de BFA y de Bankia, “pero no los podía quitar porque no tenía competencias, que estaban en manos de las Comunidades Autónomas”.

Donde sí fue tajante Ordóñez fue en afirmar que le dijo a José Luis Olivas, expresidente de Bancaja, que si no se fusionaba con Caja Madrid “tendría que ser intervenida. No fue una amenaza. Era una consecuencia de que Bancaja está muy mal, peor que Caja Madrid”. ¿Por qué las fusionó entonces? Ordóñez: “Cualquier fusión es siempre positiva, en todo el mundo”, comentó.

¿Por qué no intervino la entidad valenciana antes?, se le preguntó. Según el exgobernador porque la intervención “es una medida muy radical que no se usa. Se emplean las recomendaciones.

El exsubgobernador del supervisor, Francisco Javier Aríztegui, afirmó también el miércoles que el Banco de España “dejó de tener el control en la crisis” de Bankia cuando el Ministerio de Economía asumió un “protagonismo público y notorio” al exigir un nuevo plan de capitalización para la entidad.