Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca española reduce su dependencia al crédito del BCE en el arranque de 2013

Las entidades tenían pendiente de devolver menos de 300.000 millones al instituto en enero

El préstamo a toda la Eurozona marca máximos y supera por primera vez los 900.000 millones

El paulatino regreso a la normalidad de los mercados financieros ha permitido a la banca española deshacer algunos de los lazos que mantenía con el BCE tras sobrevivir gracias a las vías extraordinarias de financiación abiertas desde Fráncfort, donde está la sede central del instituto emisor. Según los datos que ha publicado este jueves la Autoridad Monetaria y el Banco de España, las entidades redujeron el crédito pendiente de devolver al BCE en un 4,6% en enero, el equivalente a 14.450 millones, hasta los 298.664 millones. Con este mes, ya van cinco meses consecutivos a la baja. En términos netos, esto es, sin tener en cuenta el dinero que estas mismas entidades tienen depósitados en el BCE, la cifra asciende a 346.000 millones.

Pese al descenso, el crédito que ha llegado al sistema español frente al conjunto de la Eurozona, que ha sido el 32% del total, se mantiene muy por encima del peso que tiene la banca del país con respecto al resto, que está en torno al 12%. Y eso que el préstamo a toda la Eurozona ha marcado máximos al superar por primera vez los 900.000 millones.

En enero, las entidades europeas empezaron a devolver al BCE de forma anticipada parte del billón de euros que el instituto emisor prestó a largo plazo en su barra libre de liquidez hace ahora un año. Además, sorprendió que las entidades europeas se apresuran a reintegrar el dinero y el primer día que se abrió la ventanilla para eso, 278 bancos reintegraron algo más de 137.000 millones de euros. Fuentes europeas y fuentes próximas al BCE explicaron que la banca española devolvió 44.000 millones, un tercio de la cifra total.

No obstante, el reembolso no coincide con las cifras publicadas por el Banco de España porque sus datos corresponden a medias mensuales mientras la ventanilla del instituto emisor se abrió en las últimas jornadas de enero. Por este motivo, habrá que esperar a febrero y marzo para que la devolución apresurada del crédito se note en las estadísticas del supervisor.

La adicción de la banca española al crédito del BCE marcó maximos en agosto sobre los 388.000 millones, pero ha ido moderándose desde entonces. Pese a ello, cerró enero por encima de los niveles de hace un año, cuando el saldo vivo pendiente de devolver al instituto emisor era de 133.177 millones.