Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia cree que la compra de Orizonia podría generar “obstáculos”

La CNC advierte de que Globalia se convertirá en el principal touroperador en España y deben analizar si su posición será abusiva

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) cree que se debe realizar "un análisis en profundidad" de la compra de Orizonia por parte del Grupo Globalia, a la vista de los "posibles obstáculos" para el mantenimiento de la competencia efectiva en distintos mercados relacionados con el sector turístico y de las agencias de viajes. Es decir, que considera que el grupo resultante tendrá un tamaño tan grande y una incidencia en el sector turístico tan elevada que podría distorsionarlo. Sin embargo, de momento la CNC no prohíbe la unión, sino que señala que debe realizarse un estudio detallado antes de tomar una decisión.

La CNC inicia así la segunda fase de análisis y procedimiento de control de concentraciones, según acordó el consejo del organismo de Defensa de la Competencia el pasado 6 de febrero, a propuesta de la Dirección de Investigación. Esta segunda fase, que puede dilatarse unos dos meses antes de adoptar una decisión definitiva, y podría suponer la imposición de ciertas condiciones a las partes.

Juan José Hidalgo, presidente del conglomerado Globalia, anunció en diciembre la compra de su rival en apuros, Orizonia. Lo llamativo de aquel anuncio fue que el 3 de diciembre, solo seis días antes del golpe de mano final de Globalia, Barceló había, por su parte, anunciado la adquisición de las redes de Orizonia, una alianza que finalmente quedó frustrada. En aquel momento, Barceló, que se había quedado fuera de la partida, ya advirtió de que la unión entre Orizonia y Globalia sería compleja de cara a Competencia, puesto que su rival consideraba que se solaparían muchos de sus servicios.

"Dado que, como consecuencia de la operación, Globalia se convertirá en el principal touroperador en España, así como en el principal oferente de los servicios necesarios para formar paquetes turísticos a determinados destinos, la concentración podría incidir sobre la competencia en el mercado de touroperadores, tanto por el refuerzo de su posición con él, como por su capacidad de modificar las condiciones de la oferta, de forma que favorezca sus productos frente a los de terceros mayoristas", señala el organismo en una nota.

Así, considera que la operación tendría efectos en los mercados de transporte aéreo, por cuanto "una mayor cuota como agencia mayorista permitiría a la empresa resultante de la concentración un incremento de las ventas de asientos en los vuelos". "Lo mismo puede decirse del mercado de agencias minoristas, en tanto que el reforzamiento de Globalia como oferente mayorista podría permitirle debilitar la capacidad competitiva de otras agencias minoristas mediante el endurecimiento de las condiciones de acceso a determinados productos (vuelos, hoteles, etc..)", añade. Asimismo, podrían producirse "efectos sobre la gestión de servicios hoteleros, en forma de un posible endurecimiento de las condiciones de oferta de las plazas hoteleras".