Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González cobró un 20,4% menos en 2012 por el nuevo sistema de pagos del BBVA

Los ejecutivos mantuvieron su retribución fija pero vieron reducido el sueldo variable

La nueva política de salarios del banco aplaza parte de los pagos que no son fijos

El presidente de la entidad cobró en efectivo de 2,96 millones en 2012 y 155.479 acciones

El consejero delegado, en efectivo 2,38 millones en 2012 y 98.890 títulos

Francisco González, presidente de BBVa y Ángel Cano, consejero delegado
Francisco González, presidente de BBVa y Ángel Cano, consejero delegado EFE

El presidente de BBVA, Francisco González, percibió una retribución en efectivo de 2,96 millones de euros en 2012 más 155.479 acciones de la entidad, lo que arroja un descenso del 20,4% respecto al total percibido en el ejercicio de 2011, según datos del banco. La cantidad en efectivo que recibió González quedó repartida entre los 1,9 millones de sueldo fijo (el mismo que el percibido en 2011) y un millón de variable. Sin embargo, la reducción de salarios se debe al nuevo sistema de pagos de la entidad a su cúpula, que estipula que la parte variable se pague en varios plazos, de manera diferida durante tres años, por lo que pasado ese periodo, la retribución final puede acabr siendo la misma que años anteriores.

El comité de dirección de la entidad recibió 8,56 millones por retribución fija y 3,14 millones y 485.207 acciones de retribución variable

Por su parte, el consejero delegado, Ángel Cano, obtuvo una remuneración total en efectivo de 2,38 millones en 2012, además de 98.890 títulos del banco, con lo que la remuneración total del número dos del BBVA disminuyó un 16,6% respecto al ejercicio precedente. Cano percibió un sueldo fijo de 1,74 millones y 636.000 euros de variable.

El beneficio neto de la entidad ascendió a 1.676 millones, un 44,2% menos que en 2011, por el esfuerzo en provisiones para sanear su riesgo inmobiliario. El banco perdió en España 1.267 millones en 2012 tras sanear el ladrillo. Por áreas de negocio, en Eurasia —que incluye China y Turquía— el beneficio neto fue de 950 millones de euros, un 7,8 % menos que en 2011; en México, ganó 1.821 millones de euros, un 6,4 % más; en América del Sur, un 33,8 % más, hasta 1.347 millones de euros; y en EEUU, 475 millones, un 48,4 % más.

Nuevo sistema de liquidación

Los descensos en las remuneraciones totales tanto de González como de Cano se explican en el sistema de liquidación y pago de la variable anual aplicable en BBVA a consejeros ejecutivos y resto de miembros del comité de dirección. Este sistema establece que al menos el 50% de esta retribución variable anual se abone en acciones indisponibles durante un año. El pago del 50% restante, tanto en efectivo como en acciones, se difiere por tercios durante un periodo de tres años y está sometido a cláusulas de 'Malus' que pueden llevar a no percibir las cantidades diferidas.

La aplicación de este sistema de liquidación ha supuesto que en 2012 el incentivo percibido por el presidente de BBVA en acciones haya sido de 155.479 títulos. Mientras, Cano percibió una retribución variable en acciones de 98.890 acciones.

El comité de dirección de la entidad recibió 8,56 millones de euros en concepto de retribución fija y 3,14 millones, más 485.207 acciones en concepto de retribución variable. En el caso de los consejeros no ejecutivos, mantienen su remuneración congelada desde 2007.

La junta general de accionistas de BBVA celebrada el pasado mes de marzo aprobó la modificación del sistema de liquidación y pago del Programa de Retribución Variable Plurianual en acciones para los ejercicios 2010/2011. La aplicación de este sistema de liquidación y pago ha dado lugar a que en 2012 el presidente perciba 105.000 acciones de BBVA, 90.000 el consejero delegado y 329.000 acciones para el resto del comité de dirección.

Todas estas acciones no estarán disponibles hasta dentro de un año. El 50% restante de las acciones que resultan del Programa de Retribución Variable 2010-2011 quedan diferidas para ser abonadas por tercios en los años 2013, 2014 y 2015 sometidas a cláusulas de 'Malus'. En todos los casos, la parte a percibir en acciones siempre estaría sujeta a no disponibilidad hasta pasado un año desde su percepción.