Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberty desafía el negocio de la tele por cable de Murdoch con la compra de Virgin

El operador pagará 23.300 millones de dólares por el proveedor británico de contenidos

El grupo resultante tendrá el tamaño necesario para quitar mercado al gigante BSkyB

John Malone, máximo responsable de Liberty Media.
John Malone, máximo responsable de Liberty Media. REUTERS

John Malone mueve ficha. Y lo hace mirando hacia Europa, en una ambiciosa operación con la que planta cara a Rupert Murdoch en uno de sus grandes feudos: Reino Unido. Liberty Global, el grupo de medios que controla el magnate estadounidense, formalizó su oferta por el operador de cable británico Virgin Media, en una operación valorada en 23.300 millones de dólares al cambio incluyendo la asunción de la deuda.

Malone y Murdoch son viejos rivales. Virgin Media es la segunda compañía de televisión de pago en Reino Unido, un negocio que lidera la plataforma de televisión por satélite BskyB de News Corporation. Hay un elemento adicional. Netflix acaba de irrumpir con fuerza en ese mercado con su popular servicio de videoclub virtual, lo que eleva aún más la competencia.

Esos eran los tres valores que se seguían de cerca en Wall Street, desde que el lunes empezaron a circular los primeros rumores en el parqué sobre las intenciones de Malone. Liberty Media ya está presente en 11 países europeos, como Alemania, Bélgica y Holanda, y tiene inversiones en Time Warner, Viacom, la cadena de librerías Barnes & Noble, SprintNextel y SiriusXM.

El momento en el que se anuncia la operación es clave, porque los operadores tradicionales en Europa están en plena transición hacia los servicios de distribución de contenido audiovisual a través de la banda ancha. Liberty Media tiene previsto presentar resultados de cierre de ejercicio el 27 de febrero. Por lo publicado hasta ahora, cuenta con 19,6 millones de clientes.

El momento en el que se anuncia la operación es clave, los operadores tradicionales en Europa están en plena transición hacia la distribución  a través de la banda ancha

Hace poco menos de un mes completó la separación de Starz, la cadena de pago estadounidense, que desde hace dos años sufre el castigo de Netflix. Ahora ofrece 47,87 dólares por cada acción de Virgin Media en forma de efectivo y de intercambio de títulos, lo que representa una prima del 24% tomando como referencia el precio al que cerraron las acciones el pasado 4 de febrero.

Malone y Murdoch ya se vieron las caras hace una década, cuando lo que estaba en juego era el control de DirectTV. News Corp se hizo con el mayor operador de televisión por satélite en EE UU y rival de Dish Network, que controla Blockbuster. Con un posición dominante del cable en EE UU, Liberty Media ve Europa como la región para hacer crecer su imperio.

La última gran operación en el Viejo Continente del conocido como el Rey del Cable se produjo en septiembre cuando se hizo con el 58% del capital del operador belga Telenet. Con la compra ahora de Virgin Media, contará con 25 millones abonados en 14 países. Mike Fries, consejero delegado de Liberty Global, señala que este paro “representa una ampliación natural” de sus operaciones. La compra podría estar completada esta primavera.

Malone, de 71 años, es en la actualidad presidente de Liberty Media y consejero delegado de Discovery Holding. Es además uno de los mayores propietarios privados de terrenos en EE UU, junto a Ted Turner, otro de los grandes magnates en el sector de los medios de comunicación. Su fortuna personal se estima en 5.600 millones, según Forbes, lo que le coloca entre las 200 personas más ricas del planeta y la 57 en EE UU.