Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Islas Caimán quieren lavar su imagen y abrir una brecha en su secreto bancario

Según el 'Financial Times', la colonia caribeña se plantea ceder ante la presión internacional

Los accionistas de los fondos pueden no saber qué se hace con su dinero en el paraíso fiscal

Las Islas Caimán, uno de los paraísos fiscales más activos del mundo, teme haber ido demasiado lejos en la protección de su secreto bancario. Según publica hoy el diario británico Financial Times, la Autoridad Bancaria de la colonia caribeña (el equivalente a su banco central) está estudiando revelar al público una base de datos con todos los fondos de inversión domiciliados en las islas, así como el nombre de todos sus directores. Con la medida, las Islas Caimán pretenden seguir la senda de países como Irlanda o Bahamas, así como de otras colonias como las Islas Vírgenes Británicas, Jersey o la Isla de Man, que han tomado medidas para hacer más transparente su sector bancario tras los escándalos que han envuelto en repetidas ocasiones a estos paraísos fiscales.

Según el matutino londinense, la mayor presión sobre la Autoridad Bancaria de las Islas Caimán proviene de los propios fondos de inversión que depositan dinero en el paraíso fiscal, en su mayoría en fondos de alto riesgo (hedge funds). Los gestores de los fondos protestan por no poder saber con exactitud qué hedge funds se hacen cargo de su dinero y quién o quienes los dirigen. El propio Financial Times reveló en 2011 que ciertos directores en las Islas Caimán acumulaban puestos de responsabilidad en cientos de fondos de alto riesgo sin recibir reproche alguno del supervisor bancario.

La colonia caribeña, con solo 55.000 habitantes y con una superficie que ocuparía menos de la mitad del término municipal de Madrid, también pretende reducir la presión que recibe por parte de Estados Unidos y la Unión Europea en su lucha contra los paraísos fiscales tras su papel en la crisis financiera internacional. "La era del secreto bancario ha terminado", llegó a decir el entonces presidente francés Nicolas Sarkozy en 2009.