Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bank of America triplica el beneficio anual

El segundo banco por activos de EE UU registró un resultado neto de 3.150 millones en 2012

Las ganancias de Citigroup se reducen en un tercio

Los multimillonarios desembolsos anunciados por Bank of America para quitarse de encima la masa de problemas legales heredados de la crisis no le impidieron cerrar el ejercicio con un beneficio neto de 4.190 millones de dólares (unos 3.150 millones de euros). Eso equivale a triplicar los 1.450 millones que ganó en 2011. La entidad facturó un total de 91.820 millones en el año, pero tiene aún mucho trabajo por delante.

El segundo banco por activos de EE UU, el mayor prestamista del país, recibió tras el colapso de Lehman Brothers una inyección pública de 45.000 millones para ayudarle a digerir la compra de la hipotecaria Countrywide y el banco de inversión Merrill Lynch. Dos operaciones que llenaron su balance de activos tóxicos y que le metieron en una costosa encrucijada legal.

Eso, en las cuentas del cuatro trimestre, se traduce en una provisión de 2.700 millones por un pago a la hipotecaria semipública Fannie Mae por venderle deuda basura durante los años de la burbuja inmobiliaria. Cantidad a la que se suman 1.100 millones por el acuerdo con una docena de bancos para dar dejar en el cajón el escándalo de los abusos en los desahucios.

En el trimestre, el beneficio de Bank of America cayó menos de lo esperado por Wall Street, a 730 millones frente a 1.990 millones en el mismo periodo de 2011, tras ingresar 19.610 millones. Sus acciones, sin embargo, caían tras presentar los resultados. Aun así, esta labor de limpieza de su balance explica que el valor bursátil del grupo se apreciara un 75% en el último año.

Estos costes extraordinarios, a los que se suman la solución del litigio por la adquisición de Merrill Lynch, se vieron compensados en parte por lo que le ganó a la venta de su participación del 49% en Mitsubishi UFJ y a una serie de beneficios fiscales de sus filiales en el extranjero. Brian Moynihan, su consejero delegado, asegura que inicia el año “fuerte y bien colocado para crecer”.

Citigroup reduce beneficio

También presentó resultados Citigroup, la otra entidad que tuvo que necesitar la asistencia federal para poder capear la crisis. En su caso redujo el beneficio anual en un tercio, a 7.540 millones de dólares. Los ingresos del conglomerado financiero, que a final del pasado año cambio además de consejero delegado, rondaron los 77.135 millones en el conjunto del ejercicio.

En el trimestre, la entidad que dirige Michael Corbat mejoró sin embargo el beneficio, a 1.200 millones, tras ingresos de 18.660 millones. Citigroup habla de cargas trimestrales de unos 1.000 millones. Es otro de los bancos participantes en el pacto de los embargos automáticos. Corbat admite que llevará tiempo completar el ajuste, aunque asegura que hay gran potencial para el banco.

Más información