Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

City Sightseeing, a la conquista de la península Arábiga

La multinacional sevillana estrena en Sharjah su primer autobús turístico en Emiratos Árabes Unidos

Un autobus de City Sigtsseeing Worldwide en la ciudad de Sharjah (EAU)
Un autobus de City Sigtsseeing Worldwide en la ciudad de Sharjah (EAU)

Aparte de sus iniciales, Sevilla y Sharjah comparten también desde finales de diciembre el mismo servicio de autobuses turísticos. La multinacional sevillana City Sightseeing acaba de lanzar en ese emirato (uno de los siete que forman la federación de Emiratos Árabes Unidos) su conocido autobus rojo de dos pisos para visitar los principales puntos de interés cultural y recreativo, en el que los viajeros pueden subir y bajar cuantas veces quieran durante las 24 horas de validez del billete. El proyecto, en cooperación con la Agencia de Inversión y Desarrollo de Sharjah (Shurooq), aproxima a un centenar el número de ciudades en las que opera esta empresa española junto a su inminente establecimiento en Pekín y Johanesburgo.

“Esperamos que Sharjah sea nuestra puerta de entrada a la península Arábiga”, explica Enrique Ybarra, presidente y director ejecutivo de City Sightseeing Worldwide durante la presentación del autobús. Ybarra no oculta que su objetivo ahora es saltar al vecino Dubái, el hermano mayor y superlativo que se ha convertido en el polo de atracción de la antiguamente conocida como Costa de los Piratas.

Situada a apenas 15 kilómetros del centro de Dubái y a 10 de su aeropuerto, Sharjah (que también cuenta con su propio aeródromo internacional) se ha transformado en una ciudad dormitorio de ese centro comercial y financiero. De hecho, en la última década, sus habitantes se han cuadriplicado hasta acercarse al millón (el 85% trabajadores extranjeros), lo que la convierte en la tercera más poblada del país. Pero las autoridades de Sharjah no se conforman con ese papel subsidiario y quieren recuperar el relieve que este puerto tuvo a finales del siglo XIX. Así que están promocionando el emirato como centro cultural y turístico.

El objetivo ahora es saltar al vecino Dubái, un mercado muy lucrativo

Al Museo de Arte Islámico, el primero de la región antes de que Catar lo destronara con su mucho más costosa colección, se suma un Museo de Arte Contemporáneo, una zona de galerías de arte (Al Qasba) y el espléndido paseo marítimo de Al Majaz. Todos esos puntos y más tienen su parada en la ruta del Sharjah Sightseeing, que permite visitar la ciudad de un tirón en poco más de una hora o detenerse a gusto de cada cual en las distintas atracciones.

“En Shurooq siempre estamos buscando cómo construir y expandir las infraestructuras turísticas”, señaló su responsable, Marwan al Sarkal. Ese organismo ha invertido cuatro millones de dírhams (unos 850.000 euros) en el proyecto.

Sharjah Sightseeing cuenta con tres autobuses, especialmente diseñados para las condiciones climáticas de la zona, con un techo descapotable que se recoge durante los agradables meses de invierno y que durante el verano se cierra para preservar el aire acondicionado. Además, los vehículos están dotados de un sistema de audioguías que van explicando el recorrido en árabe, inglés, alemán y ruso, y que en el futuro añadirán chino, español, urdu, hindi y francés.

Se trata de una interesante alternativa para el millón y medio de turistas que, según Mohamed Ali al Noman, responsable del departamento de Comercio y el Turismo, atrae anualmente Sharjah. Muchos de ellos son familiares y amigos de la numerosa colonia extranjera, procedente sobre todo del subcontinente indio. Pero también familias musulmanas conservadoras a las que gusta la ley seca del emirato. Ley seca que no desanima a los numerosos rusos y alemanes que disfrutan de sus playas y de los precios más competitivos de sus hoteles.

Para City Sightseeing, fundada en 1998, el estreno en Sharjah supone acercarse al Rubicón de los 100 destinos turísticos más importantes en cinco continentes. Esta empresa, volcada en la expansión a pesar de los tiempos de crisis, trasportó a nueve millones de pasajeros en 2011 en varias decenas de ciudades entre las que destacan Nueva York, Sidney, Barcelona, Marraquech, Estambul, Las Vegas o Singapur.