La CNMV multa a Barclays por vender productos estructurados a sus clientes

El regulador sanciona al banco por la colocación de productos a clientes particulares en 2008

Oficina de Barclays en Madrid.
Oficina de Barclays en Madrid.CARLOS ROSILLO

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) impuso este martes a Barclays Bank una multa de 600.000 euros tras determinar que cometió una infracción muy grave relacionada con la venta a sus clientes de productos financieros estructurados durante los meses de enero y febrero de 2008. De esta forma, consta en una resolución que fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) firmada por la recién nombrada presidenta del organismo supervisor de los mercados, Elvira Rodríguez.

Aunque la sanción es firme en vía administrativa, la CNMV precisa que la resolución publicada no lo es, pues la entidad ha interpuesto frente a la misma un recurso en vía judicial. Con esta decisión de multar a Barclays Bank, adoptada tras exponerse los hechos y fundamentos jurídicos del caso, la CNMV confirma así la sanción que se impuso a la entidad mediante una orden ministerial el 22 de febrero de este año.

La entidad ha interpuesto frente a la sanción un recurso en vía judicial

La regulación en la colocación de diversos productos a los clientes minoristas se ha convertido en uno de los timoneles de la nueva era en el regulador bursátil con la entrada de Elvira Rodríguez. Aunque el caso de Barclays todavía no se incluye dentro del nuevo sistema de protección de los clientes de los bancos, sí avanza por el mismo camino.

La CNMV publicó una circular a mediados de noviembre mediante la que persigue “la protección de los inversores en la comercialización de productos de inversión”. Antes de implantarse, la propuesta debe pasar por el comité consultivo del organismo y por el Consejo de Estado. El incremento de la vigilancia busca restringir ventas de productos como preferentes a inversores minoristas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS