Putin inaugura el gasoducto South Stream

La construcción permitirá llevar combustible a países de Europa meridional

Un trabajador del gasoducto, antes de la inauguración.
Un trabajador del gasoducto, antes de la inauguración.SERGEI KARPUKHIN (REUTERS)

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha inaugurado hoy en la ciudad de Anapa el inicio de la construcción del gasoducto South Stream, que tendrá 3.600 kilómetros y que, evitando el tránsito por Ucrania, permitirá llevar el combustible a los países de Europa meridional. No fue fácil para el Kremlin obtener la luz verde de todos los países por los cuales pasará el gasoducto. Para convencer a algunos a unirse al multimillonario proyecto, Gazprom ha tenido que ofrecerles descuentos en los precios del combustible ruso. Bulgaria, por ejemplo, tendrá uno del 20%.

El gasoducto pasará por el fondo del mar Negro, y Gazprom tendrá el 50% de las acciones de South Stream Transport AG, la compañía encargada de tender las tuberías submarinas, mientras que la italiana ENI el 20%; la alemana Wintershall Holding y la francesa EDF se reparten a partes iguales el 30% restante. Esta parte submarina, que tendrá más de 900 kilómetros y una profundidad máxima de más de 2.000 metros, comenzará en la estación compresora Rússkaya y llegará a la costa búlgara.

El coste del proyecto se calcula en 15.500 millones de euros

El coste del proyecto se calcula en 15.500 millones de euros, de los cuales alrededor de 10.000 millones corresponden a la parte submarina. Los rusos comenzarán a bombear gas comercial por las tuberías —que llegarán a Italia a través de Bulgaria, Serbia, Hungría y Eslovenia— en 2015 y, según los planes, funcionará a plena capacidad -63.000 millones de metros cúbicos anuales- para 2019.

Aunque el consumo de gas ha disminuido –en el primer sementre de este año, Rusia vendió casi un 10% menos de este combustible a Europa—, Gazprom confía en que esta tendencia será revertida. Según calculan los rusos, después de 2020 el consumo anual de gas en Europa será superior a los 700.000 millones de metros cúbicos.

Verdad es que algunos expertos piensan que Estados Unidos puede estropear los planes de Rusia: la Administración de Información Energética (Energy Information Administration) acaba de publicar un informe del que se desprende que ese país se convertirá en exportador neto de gas natural licuado para 2016 y dos años más tarde, de gas natural. Turquía no participa en el proyecto South Stream, pero sí lo hace en el Nabucco, que de hecho es su competidor, pues está destinado a llevar el gas del mar Caspio a Europa sin pasar por territorio ruso.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS