El Bundesbank advierte del riesgo de recesión en Alemania

La economía del país podría entrar en terreno negativo este trimestre y en el arranque de 2013 La institución rebaja drásticamente sus previsiones de 2012 y el próximo año, que será peor

La canciller Angela Merkel con Thorsten Albig, presidente de la región de Schleswig Holstein.
La canciller Angela Merkel con Thorsten Albig, presidente de la región de Schleswig Holstein.JOHANNES EISELE (AFP)

El Banco Central alemán (Bundesbank) corrigió el viernes sus previsiones de crecimiento para Alemania en 2013, que bajan drásticamente del 1,6% al 0,4%. Para el año en curso, el Bundesbank cuenta solo con una subida del 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional. En junio, el antiguo banco emisor alemán esperaba un aumento del 1%. La presente corrección deja muy atrás las previsiones del Gobierno federal alemán, que todavía anuncia una expansión económica del 1% para el año que viene.

El Bundesbank cree que el PIB está contrayéndose durante el último trimestre de 2012 y no las tiene todas consigo para el primer trimestre de 2013, en el que “probablemente no es de esperar una subida patente de la economía”. Los economistas hablan de recesión cuando una economía se contrae durante dos o más trimestres consecutivos. Con toda cautela, el informe mensual del Bundesbank dice que entre enero y marzo de 2013 “podría evitarse un nuevo retroceso del PIB”. Este uso del condicional no parece un buen augurio, como tampoco la aclaración: “Siempre que el invierno no sea excepcionalmente duro”. Los técnicos del Bundesbank se encomiendan a los elementos.

El motor económico de Europa continúa mostrando una relativa solidez por su mercado laboral

El recorte de las previsiones en el informe bianual se debe a “la difícil situación en partes de Europa y a la extendida inseguridad” en el continente. No obstante, los banqueros a las órdenes de Jens Weidmann tienen “la perspectiva fundada de que esta fase de debilidad económica no dure demasiado y Alemania pueda regresar al sendero del crecimiento” entrado 2013.

Estas previsiones coinciden con las del Banco Central Europeo, cuyo presidente Mario Draghi anunció el jueves una recuperación “gradual” de las economías combinadas de la eurozona a partir de mediados de 2013. Aunque nadie confía en que la eurozona vaya a librarse de la recesión durante el año a punto de comenzar. El motor económico de Europa continúa mostrando una relativa solidez por su mercado laboral, que según las previsiones se deteriora en menos de un punto porcentual. El Bundesbank cree que la tasa de paro llegará al 7,2% en 2013, pero confía en que vuelva a caer hasta el 7% a final de año. Ahora ronda el 6,5%. Para contener la destrucción de empleos, el Gobierno de Angela Merkel quiere aumentar las subvenciones a los trabajadores que reduzcan sus jornadas laborales.

El informe del Bundesbank está lleno de expresiones de incertidumbres en las que “predominan los riesgos bajistas”

Merkel alargará de seis meses a un año los subsidios para el llamado kurzarbeit. La receta, reforzada hasta los 24 meses, demostró considerable eficacia contra los despidos masivos durante la gran recesión de 2009. Las estadísticas actuales muestran un repunte de estas subvenciones desde el verano, otro síntoma del enfriamiento económico.

El informe del Bundesbank está lleno de expresiones de incertidumbres en las que “predominan los riesgos bajistas”. Por un recrudecimiento de la crisis del euro, por ejemplo, o por dificultades económicas globales. Aunque, según el presidente del Bundesbank Jens Weidmann, “también es plausible que la eurozona se recupere más rápido”.

La rebaja en las previsiones del Bundesbank llega poco después de las realizadas por Reino Unido para la economía británica y por el BCE para la zona euro. Ante este deterioro, la mayor parte de los consejeros del BCE son partidarios de una rebaja de tipos, según fuentes conocedoras de las deliberaciones del consejo del banco central citadas por Bloomberg. Según esas fuentes, la rebaja de tipos fue frenada por el presidente, Mario Draghi, y un reducido grupo de consejeros que veían contraproducente anunciar la bajada de tipos a la vez que la rebaja de previsiones. El consenso final fue aplazar la decisión a la reunión del próximo mes, donde se considera probable la rebaja.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción