Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia propone a sus acreedores privados recomprar deuda con rebajas del 60%

Atenas podrá destinar hasta 10.000 millones para reducir su endeudamiento

El plan es una de las claves del nuevo programa de consolidación fiscal

El Eurogupo analiza la oferta en su reunión de hoy, que también aprobará la ayuda a España

El comisario de Economía, Olli Rehn.
El comisario de Economía, Olli Rehn. AP

La Autoridad de Gestión de la Deuda Pública de Grecia ha hecho pública esta mañana su invitación a los acreedores privados para participar de forma voluntaria en el proceso de recompra de bonos de Estado. Según el anuncio, el Estado griego hará una oferta con base al precio de cotización de los bonos al cierre de los mercados del pasado día 23 de noviembre, pagando entre 30 y 40 céntimos por cada euro en deuda, lo que supone un descuento de entre el 60% y el 70%. Esta operación forma parte del nuevo programa aprobado hace una semana por el Eurogrupo para aliviar la carga de la deuda pública sobre el país, aunque los detalles de la oferta aún deben recibir el visto bueno de los socios europeos, que se vuelven a reunir este lunes con Grecia y España como principales temas del día.

Además de analizar las condiciones y plazos del programa de recompra de deuda lanzado por el Gobierno de Atenas, una de las piezas clave de las mejoras que se acordaron la semana pasada en las condiciones del rescate de Grecia, los ministros de Economía de los países del euro deben aprobar en su reunión de esta tarde el primer tramo de la ayuda a la banca española de 39.500 millones. El rescate se ha desbloqueado después de que la Comisión y el BCE), con la asistencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), hayan constatado que España cumple las condiciones exigidas en el memorándum de entendimiento.

Sin embargo, Bruselas pide al Gobierno que prosiga con los ajustes y reformas, y sugiere en particular que limite la aplicación del IVA reducido, aumente los impuestos sobre los carburantes y prosiga con la reforma laboral para garantizar la moderación salarial, según se recoge en el informe sobre el rescate bancario.  

En cuanto a Grecia, la oferta de recompra se hace a los tenedores de bonos de unos 60.000 millones de euros cuyos vencimientos se extienden hasta los años 2023 a 2042. Sin embargo, dado que la oferta es voluntaria, los analistas locales prevén que la recompra se haga solo sobre la mitad de estos 60.000 millones de euros.

De hecho, el montante que el Estado griego utilizará para llevar a cabo la quita "no se espera que exceda los 10.000 millones de euros", de acuerdo con el anuncio oficial. Este dinero será suministrado por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) a través de una emisión de títulos a seis meses con un 0% de interés, según anunció la PDMA.

La recompra se realizará a través de una subasta de las que se conocen como holandesa en la que los inversores declaran a que precio están dispuestos a vender antes de que Atenas fije el precio final de la operación.

La recompra de deuda es una de las medidas aprobadas el pasado lunes para mejorar los términos del rescate de Grecia. No obstante, en caso de fracaso, la situación será "muy difícil" y los ministros deberán reunirse de nuevo para buscar otros mecanismos de reducción de la deuda helena, según ha explicado un alto funcionario europeo. "No hay plan B", ha dicho el alto funcionario. "Pero confío en que el programa de recompra de deuda funcionará como está previsto", ha agregado. El Eurogrupo descarta en todo caso forzar la participación del sector privado activando las cláusulas de acción colectiva de los bonos porque "se espera claramente que el sistema financiero griego en su conjunto participe".

Si la recompra falla y queda muy por debajo de las expectativas, apuntan las fuentes, "los fundamentos del programa ya no serían completamente válidos". Entonces, el Eurogrupo debería volver a reunirse "para ver qué pasa" y "sería una situación muy difícil". El FMI ha condicionado la continuidad de su ayuda a Grecia al resultado de la recompra de deuda. Pero el Eurogrupo descarta que, pase lo que pase, la institución dirigida por Christine Lagarde abandone el programa de rescate.

Junto a esta medida, los países de la eurozona se comprometieron a reducir los tipos de interés y ampliar los plazos de los préstamos a Atenas y a trasladar a las autoridades helenas los beneficios del programa de compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE).

Además, está en el aire la posibilidad de que la quita afecte también a los Gobiernos, pero no de forma inmediata. Sobre esta opción, la canciller alemana, Angela Merkel, reconoce que existe la alternativa de forzar pérdidas en la deuda que está en manos públicas, pero no antes de 2015 por motivos electores nacionales.

Por otra parte, el Eurogrupo discutirá sobre el rescate de Chipre y el borrador preliminar de la troika. Pero todavía no se espera un acuerdo porque faltan los resultados de la auditoría a su sector financiero, que está siendo realizada por la gestora de fondos Pimco, y cuyos primeros resultados se conocerán a finales de la semana que viene.